Saltar al contenido

Cómo superar la violencia de género

Cuando se habla de violencia de género automáticamente se piensa en violencia contra la mujer, sin embargo hoy en día el término “género” puede referirse a diferentes grupos de personas clasificadas no solamente por su condición de sexo; masculino o  femenino, sino también por sus preferencias sexuales independientemente del sexo que visualmente representan.

Así que,  se puede definir el término “violencia de género” como aquella conducta realizada conscientemente y a propósito tendiente a dañar la integridad física y/o psicológica de otra persona causada por un individuo del sexo contrario.

Tiempo atrás la violencia de genero hacía alusión  específicamente a la mujer y enmarcada en la relación de pareja. En la actualidad este término también abarca al tipo de violencia ejercida contra grupos de personas homosexuales, travestis y  lesbianas.

También se contempla la violencia doméstica o intrafamiliar, con mucha frecuencia se observa la violencia en todos sus aspectos dentro del seno familiar, siendo la psicológica la más frecuente. Padres, hermanos, hijos y hasta los abuelos  pueden estar representando ambos roles; víctimas  y victimarios.

Dentro del ámbito familiar se hace un poco difícil identificar la existencia de la violencia de género, porque no radica en maltrato físico sino más bien psicológico. Cuando un miembro es ignorado, subestimado en sus capacidades, hostigado, intimidado por otro de los integrantes del grupo familiar y a veces hasta por todo el grupo, se está dando un trato violento subjetivo que muchas veces ni el maltratador ni la victima concientizan el daño que se está ocasionando a la convivencia familiar.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados a principios de la década de 2000 catalogó  la violencia de género como una violación de los derechos humanos, que afectaba a mujeres, hombres, niños y niñas, aunque las principales víctimas son las mujeres

Las ONU  la definió como el tipo de violencia dirigida en contra de una persona en base a su sexo o género.

Hasta no hace mucho la mujer era víctima de agresiones, solo por el hecho de serlo, la mujer se ha ido rebelando ante estos actos y poco a poco ha conseguido que se le reconozcan los mismos derechos de igualdad con el hombre.

Son actos de violencia los malos tratos por parte de la pareja, que pueden abarcar maltrato físico, emocional o psicológico, sexual y económico. También se consideran actos de violencia las violaciones sexuales por parte de extraños, mutilaciones genitales, etc.

A pesar de estos avances en la  defensa de la igualdad de derechos, aun se evidencia una marcada estadística de violencia de género, aprende sobre los tipos de violencia y empieza a entrenar tu mente sobre el cómo superar la violencia en el noviazgo: 

Tipos de violencia

1. Física

La violencia física se evidencia por hechos fácilmente comprobables  por otras personas; empujones, mordiscos, patadas, puñetazos.

2. Psicológica

La violencia psicológica está estrechamente ligada a los otros tipos de violencia, pues un maltrato físico generalmente es antecedido y precedido por insultos, humillaciones, desprecio, amenazas, descalificaciones, etc. Hasta la indiferencia o el silencio son armas del agresor para sembrar sentimientos de culpa y lograr así más dominio sobre la víctima.

3. Económica

Cuando el agresor obliga a la víctima a no ser económicamente independiente, bien sea porque no le permite ganarse su propio dinero o porque le quita  lo que ella se gana. También ocurre el caso en el que él le proporciona toda su manutención pero ella no tiene acceso a disponer del dinero, es decir, recibe solo lo que él dispone darle. No tiene poder de decisión económica.

4. Social

La víctima es aislada socialmente, no permite contacto familiar ni con amistades.

5. Sexual

La libertad sexual de la mujer es vulnerada, es obligada a mantener relación sexual mediante coacción física o psicológica.

Nadie merece sufrir ningún tipo de violencia, ni física ni psicológica, sin importar las razones. A veces es difícil combatir  un tipo de violencia que jamás fue esperado, así que nunca hubo consejos ni preparación mental para afrontarlos así que todos esos consejos que hayas escuchado o leído serán difíciles de digerir, sin embargo, no es menos cierto que si te informas debidamente, lograrás vencer estos paradigmas, aquí tienes ciertos consejos que te ayudarán a superar la violencia de género.   

Corta el ciclo de violencia

Cómo afrontar la violencia: Antes que nada debes tener muy claro que eres una persona única, la convivencia en un grupo social no significa que tienes que supeditarte a lo que los otros quieran que tú seas o hagas. Así que antes que nada tienes que quererte a ti misma, para que los demás te respeten y te quieran tal como tú eres.

Pon especial atención al trato que recibes, evalúa ciertas conductas que son típicas de maltrato pero que por lo frecuente y cotidiano no alcanzas a identificar claramente que eres víctima de violencia.

  • Te menosprecian e insultan
  • Te hacen sentir incapaz de realizar algunas actividades sociales
  • Te aíslan de familiares y amigos
  • Eres agredida verbal y físicamente
  • Sientes que tu vida está bajo el control de otra persona

Cómo superar la violencia de género

En ninguna circunstancia justifiques una agresión, comúnmente el maltratador te hace sentir culpable y responsable de los actos que él comete  hacia ti o de la forma cómo te trata.

Aunque en realidad seas o te sientas culpable de algo, nunca olvides que la violencia en ninguna de sus formas es el camino para resolver problemas entre las personas. No busques  justificarlo, si quieres saber cómo superar la violencia de género tienes que asumir que no es el trato que mereces, que te afecta y que hagas lo que  hagas siempre será lo mismo, pues una persona que en su naturaleza predomine el deseo de someter a los demás nunca cambiara.

A nadie le agrada aceptar ante los demás que es víctima de abuso, pero una situación así no es fácil de sobrellevar a solas, busca alguien que te escuche, te servirá de desahogo y reducirás el riesgo de caer en depresión. Una persona amiga puede ayudarte a evaluar la situación y aconsejarte en las acciones que puedes tomar. En caso extremo que te sientas agobiada, deprimida, incompetente para salir de semejante situación, busca ayuda terapéutica.

Si tu caso llega hasta la violencia física, ve evaluando la manera de alejarte de esa persona. Ten en cuenta que su violencia puede llegar a extremos peligrosos para tu integridad, por tal razón ten prudencia busca un sitio seguro donde irte pero antes pon la denuncia ante las autoridades competentes.

Si aún vives con tus familiares biológicos, llámense padres, hermanos y/u otros familiares directos y te sientes víctima de violencia domestica la forma de superarla es diferente.  Generalmente en estos casos ocurre violencia verbal, psicológica y económica que quizás sean más fácil de abordar:

Cuando los hijos se están volviendo adultos y aún viven en la casa materna,  ocurre lo que podríamos llamar “brecha generacional” entre padres e hijos. Los padres están en desacuerdo con las actitudes asumidas por el hijo y comienzan las críticas por la falta de compromisos, o cada quien vive en su mundo y aunque amanecen y anochecen juntos en una misma casa no existen lazos comunicacionales entre ellos.

Es un poco complicado  definir lo antes expuesto como una forma de violencia familiar, sin embargo es la más frecuente y perjudicial, porque es muy subjetiva, es bidireccional; de padres hacia hijos, de hijos hacia padres, entre hermanos.

Todos y cada uno creen tener la razón y los otros aparecen como maltratadores ante sus ojos. En este caso lo más sano es que cultiven una sana y efectiva comunicación, exponiendo cada uno su punto de vista con la clara  disposición de entender al otro y que te entiendan a ti en pro de lograr un punto medio.

Entiende que eres un ser libre y autónomo y que así como tienes derecho a llevar tú vida como te plazca, ya tus padres tampoco están en la obligación de soportar aquello con lo que no congenian. En esa lucha por defender cada uno su posición es que se cae en situaciones de violencia intrafamiliar.

Para empezar a poner en práctica el como superar la violencia doméstica, lo más conveniente para ti y para el resto del grupo familiar es que busques tu propio camino y desarrolles tu personalidad sin dependencias toxicas, saber desde el principio cómo romper el ciclo de la violencia es la base a tu libertad y plenitud. 

cómo superar la violencia de género

Deja atrás el pasado y ábrete al futuro

La decisión de cómo superar la violencia de género y superar los traumas que pudo acarrear una situación de violencia en cualquiera de sus acepciones debe ser radical para garantizar que tu vida futura  será plena, feliz y sin traumas del pasado.

Desde el momento en que decides liberarte de la violencia contra ti, ya todo queda en el pasado y no existe más. De ahora en adelante te toca fortalecer tu autoestima, demostrarte y demostrar a los demás que eres valiosa.

Nunca has de volver al lugar de donde decidiste salir, se valiente enfrenta al futuro actúa en el aquí y en el ahora. Cultiva nuevas amistades, trabaja con tu autoestima, reduce tus inseguridades, cuídate, mímate. Nunca olvides de tus derechos, conocerlos te ayudaran a hacerlos respetar y saber en qué momento te los están violando.

Aprende de las experiencias pasadas y tómalas como oportunidades de superación en la vida. Quizás te han mantenido bajo la creencia que no vales nada por ti misma, es la hora de demostrar lo contrario.

No permitas que las descalificaciones y humillaciones sean las herramientas usadas para mantenerte dominada, sí es posible superar la violencia y superar el abuso emocional, demuestra que eres capaz de muchas cosas que quizás ni tu misma pensabas.  Adelante que la vida es bella, continua y existen personas bellas dignas de conocerlas y darte una nueva oportunidad.