Saltar al contenido

Cómo superar los traumas

En la vida, continuamente nos enfrentamos a situaciones que ponen a prueba nuestra capacidad de resistencia, algunas veces conseguimos superarlas sin mayor dificultad, y los eventos pasan a formar parte de nuestros recuerdos neutros, por lo que la persona puede narrar el hecho sin experimentar ningún tipo de reacción. Un trauma psicológico se define cuando la persona es afectada por un estímulo de tipo pasado.

En otras palabras, si algún evento de tiempo presente te hace recordar una situación a la que te viste sometido que te causó gran estrés, y revives el momento tal y como si estuviera ocurriendo nuevamente, entonces has detectado en ti un trauma.

Podemos hablar de otro término asociado a la definición de trauma emocional, y es el de “amenaza”, y es que la persona se ve asediada continuamente por una sensación de peligro y acecho, temiendo que ese suceso se vuelva a repetir en el tiempo real.

Ahora bien, si sabes que hay algo en tu mente que te mantiene fijado al pasado, la siguiente interrogante que debes tener es: ¿Cómo puedo resolverlo?

Superar los tipos de traumas psicológicos

Este tipo de afección se caracteriza porque nos coloca en una situación de “jaque mate” ya que no nos permite avanzar efectivamente del punto del trauma, y esto se debe a que no seremos capaces de enfrentarnos a estímulo por nuestros medios, y tampoco seremos capaces de ignorar la oleada de reacciones que se despertará, al menos no lo haremos, hasta que tomemos consciencia de que debemos hacerlo.

Los síntomas de traumas emocionales, se definen en sensaciones de miedo y angustia incontrolables, y que en determinadas circunstancias resultan paralizantes. Un adulto puede revivir sensaciones de su infancia con fuerza, si estas lo han marcado a través de situaciones traumáticas. La necesidad de superar estos problemas se evidencia en el hecho de que un trauma es una situación acumulativa, lo que quiere decir que en tanto no se supere, seguiremos recreando situaciones semejantes en nuestro presente.

A continuación te explicamos cómo enfrentar un trauma, y como dejar atrás sus tipos:

¿Cómo superar traumas de la infancia?

Este tipo de afección se define porque su etapa de origen se ubica en el estadio infantil del desarrollo humano. En esa etapa de vulnerabilidad, el niño reacciona a los estímulos de su entorno en forma intensa, por lo que cualquier evento contradictorio puede quedar fijo en su mente, marcando su personalidad y comportamiento.

Los malos tratos, bien sean físicos o psicológicos, la negligencia y los actos de desamor, pueden marcar el inicio de traumas de tipo infantil, y el gran problema con esta tipología es que afectan la percepción e interacción del individuo con su entorno.

El primer paso para dejar de lado estos eventos que causan estragos, es el reconocimiento del acto/ evento que lo ocasionó. Aunque algunos adultos son capaces de reconocerlo, la mayoría opta por la negación, por lo que el trauma, al igual que un virus silente, carcome al individuo por dentro, limitando sus interacciones.

Para hallar el evento traumático, existen diversas terapias tradicionales, los psicólogos optan por promover un estado de catarsis en el que el individuo logre conectar con su subconsciente. Las terapias de medicina alternativa, nos invitan a acceder a los rincones ocultos de nuestra mente a través de la meditación.

Una vez se conoce el punto exacto, plantear un método sobre como quitar un trauma de la mente, es asunto sencillo, ya que más que todo se trata de la liberación de sentimientos reprimidos, y de ejercer prácticas de perdón sobre los responsables del daño causado.

¿Cómo superar un trauma de miedo?

El miedo es una sensación fundamentada en una situación que no pudimos enfrentar coherentemente. Se trata de un evento que superó nuestra capacidad de resolución, y por ende nos sometió a una situación de estrés psicológico que terminó por convertirse en un trauma.

Cuando los mecanismos de defensa activa: lucha y huida, se vuelven insuficientes, en el psique del individuo se queda fijo un recuerdo alimentado por el miedo. Resolver un trauma emocional de miedo, es una acción imperiosa, porque en la medida que pasa el tiempo, el temor se acrecienta, dándonos la sensación de que el monstruo al que nos enfrentamos es de enormes dimensiones e invencible.

Las terapias para la superación de los traumas de miedo, se basan sobretodo en encarar la fuente que nos produce terror, para ello, en manera controlada y progresiva el paciente se ve sometido al estímulo, para promover el desarrollo de un mecanismo de defensa a este.

Los síntomas de este tipo de afección son desagradables, y limitan el desarrollo integral de quien los experimenta, por ello, es muy importante que si sospechas que presentas este tipo de trauma, te sometas a terapia. Las principales evidencias de que has desarrollado un miedo traumático son: reacciones exageradas ante estímulos, miedo, parálisis, desorientación, visualización de imágenes pasadas.

Cómo superar los traumas de relaciones pasadas

El amor es un sentimiento que nutre, y usualmente cuando somos correspondidos, puede incluso llevarnos a experimentar sensaciones elevadas ¿Pero qué sucede cuando quedamos atrapados en relaciones abusivas? Realmente, cuando nos vemos sometidos por tiempos prolongados a una situación dolorosa, que no sabemos solucionar, esto puede ser comparado con sentimientos torturantes.

Es evidenciable en diversos ejemplos, el efecto que surte en las personas el ser parte de una relación donde se es objeto de actos de desamor. Tal es el ejemplo de la relación de Lady Di con el príncipe Carlos, la cual derivó en diversas afecciones de tipo emocional, entre las cuales, la más mencionada fue su bulimia.

Un trauma es el punto de inicio, esta afección puede dar pie a otras más terribles, que pueden terminar por somatizarse en reacciones de nuestro cuerpo.

Para la superación de los traumas de relaciones pasadas, en primer lugar debemos vencer la tentación de dejarnos guiar por ese mito de que “un clavo saca a otro clavo” porque esto no es cierto. Como afirma en sus libros de superación, el famoso gurú Osho, establece que en tanto no te limpies de los residuos de tus traumas, seguirás proyectándolos en tus relaciones futuras; lo que quiere decir, que no importa cuántas veces cambies de pareja, en tanto no soluciones tu problema, seguirás viviendo el mismo episodio.

Para ayudarte a romper el círculo vicioso, a continuación te mencionamos los puntos en los que debes enfocarte:

Paso 1: Sana la relación con tus padres

¿Sabías que las relaciones que creamos se sustentan en la relación con nuestros padres? Si, esto es cierto, y ya Freud había hecho una observación un poco radical al respecto, pero que en esencia es real. Fundamentalmente, cada individuo refleja en la pareja su relación con uno de sus progenitores en las relaciones de tipo afectivo que entabla.

Nuestros padres son el primer contacto que hacemos con el amor, por ello, en forma inconsciente proyectamos el modelo que ellos representan. Por ejemplo, si una niña fue abandonada por su padre, lo más probable es que proyecte este patrón relacionándose con hombres ausentes, formando relaciones itinerantes, porque esa es la manera en la que aprendió a amar.

Si una relación pasada desencadenó un trauma, debes contrastarla con el modelo de relación que proyectas hacia tus padres, ya que muy probablemente debas enfocar tu trabajo de perdón y saneamiento a tus progenitores, para luego extenderlo a aquella relación que has marcado como traumática.

Paso 2: Define lo que quieres lograr

Les ha ocurrido que suelen quejarse por los resultados que obtienen en su vida, pero cuando les preguntan lo que desean obtener sólo son capaces de hablar de lo que no desean, pues bien, esta forma de actuar sólo les traerá resultados que no desean, porque esto es lo que están proyectando en su mente, y el cerebro es un ordenador programable.

¿Qué tipo de relación quieres vivir? Defínelo, visualízalo, y finalmente lo proyectarás en tu realidad.

Recuerda, lo que pones en tu mente es lo que se vuelve realidad, si permites que tus relaciones pasadas condicionen tu presente, estarás condenado a vivir el mismo episodio una y otra vez.

Paso 3: Actúa en consecuencia

Cuando vas a la heladería porque quieres un helado de chocolate, no te vas a conformar si el dependiente te entrega uno de otro sabor, tú sabes lo que quieres y no vas a aceptar menos que eso. Lo mismo aplica para las relaciones, si tú sabes que deseas una pareja que te ame, y que te respete, no te vas a conformar con una persona que te ofrezca menos que eso.

Además de todo, si en tu mente estás programado para hallar el amor, tu filtro no será traspasado por personas que vengan con intenciones dudosas.

¿Quieres amor? Vive como si ya lo tuvieras, y deja atrás los condicionamientos negativos de esa relación traumática. Aunque no lo creas, tu actitud definirá en gran medida el cambio que ha de proyectarse en este ámbito de tu vida.

cómo superar los traumas

¿Cómo quitar un trauma de la mente?

A veces aunque nos proponemos a dejar una situación traumática atrás esta sigue asediando nuestra mente, esto puede despertar desesperación porque aun cuando luchamos por obtener resultados positivos seguimos quedando atrás.

En primer lugar, debes mantener la calma y tenerte paciencia, los traumas no podemos borrarlos de un día para otro, de hecho, pueden requerirse varias sesiones de sanación, y fijar la intención en ello.

Para saber cómo superar los traumas de la mente, debes relajarte, y desechar cualquier mecanismo de presión, ya que mientras más luchas por suprimirlo, más se aferra a ti. Debes entenderlo como una parte de ti, y hacerle extensivo el amor que deseas proyectar en tu vida, si lo haces, con el paso del tiempo, poco a poco se disolverá.

Otra medida que puede ayudarte a dejar atrás el trauma, es la de hablar de ello, puedes elegir a una persona de tu confianza, asistir a un terapeuta, o incluso llevar un diario. Se trata de drenar el sentimiento opresor que se presenta en tu pecho, notarás que cuando lo liberas deja de molestarte.

Un ejercicio muy famoso, propuesto por Louise Hay para promover el perdón de aquellas situaciones que no sabemos encarar, consiste en recrear el evento a través de una visualización creativa, y al hacerlo revivir los sentimientos sin represión, para que una vez logres recuperar el dominio de ti mismo puedas pronunciar palabras de perdón; este fue el mecanismo que ella utilizó para perdonar a su padre por abandonarla. Al principio será difícil, pero con el paso del tiempo notarás cómo surte efecto.

¿Cómo saber si tengo un trauma psicológico?

Luego de leer esto, es probable que sientas dudas sobre si en efecto has desarrollado traumas psicológicos. Para saberlo, debes tomar nota de una serie de eventos indicadores, y si los evidencias en ti mismo, entonces debes reconocer la presencia en tu sistema de una reacción de trauma.

Las sensaciones descontroladas de miedo, ante estímulos que no las justifican, son un factor indicativo de que presentan una afección de este tipo. Es importante que notes cuáles son los eventos que desencadenan esa sensación de miedo en ti, ya que esto puede darte una pista sobre los factores de origen.

Por otra parte, podemos definir la incapacidad para afrontar ciertos eventos, si sueles rehuir ciertas circunstancias, y no tienes claro el motivo por el cual lo haces, la explicación puede estar referida a un trauma.

Si desarrollas relaciones disfuncionales, es decir, que no te relacionas en forma adecuada con las personas y el entorno que te rodea, por lo que sueles sentirte fuera de foco, es posible que en algún momento de tu vida, algún evento te condicionarse a eso.

Otro indicador de las personas con traumas, se define por la tendencia al aislamiento, el cual determina una incapacidad para entablar relaciones sanas y satisfactorias.