Saltar al contenido

Cómo superar una traición

Somos sometidos a una traición cuando ponemos nuestra confianza en una persona que consideramos parte de nuestro afecto y/o admiración, y esta actúa en nuestra contra, entonces nos llenamos de dolor, claro, una vez que hemos aceptado que ha ocurrido y que no se trata de un mal entendido.

Nadie espera que una persona en la que ha puesto su seguridad, ejecute acciones en su contra, por eso, cuando lo hace, la primera reacción constituye en sumirse en un estado de negación, es doloroso pensar que hemos sido traicionado, es más fácil aferrarnos a la posibilidad de que todo se ha tratado de un problema de percepción.

El ser humano es vulnerable, y en la medida avanza por la vida, múltiples experiencias lo llevan a desarrollar actitudes cerradas. No queremos ser dañados, por eso usualmente no abrimos nuestra confianza a todo el mundo, sino que por el contrario nos mostramos recelosos respecto a todo. Si fuiste traicionado, muy probablemente, ahora estás pasando el trago amargo de ello, sin embargo, con un poco de atención en los consejos que te vamos a facilitar, es muy probable que pronto dejes ese episodio de tu vida atrás.

¿Qué es una traición?

Una traición es un evento en el que una persona que forma parte del círculo de nuestra confianza ataca o viola acuerdos que habíamos establecido previamente, o que aprovechándose de las libertades y responsabilidades que habíamos depositado en ella, hace un uso indebido que se aleja del que inicialmente habíamos concebido, y cuya realización nos causa un daño de tipo moral, físico o económico.

Es característico que las traiciones sean perpetuadas por personas de nuestra confianza, o hacia la que hemos desarrollado alguna especie de vínculo emocional. Las personas que nos son ajenas pueden ejecutar actitudes nocivas en nuestra contra, pero si no los consideramos como parte de nuestra confianza, no sentiremos un impacto tan fuerte, ya que lo que más daño causa de una traición es la sorpresa de que una persona de nuestro afecto actúe en nuestra contra.

El impacto de una traición

Si sufriste una traición, es probable que ahora mismo sientas en tu pecho esa desagradable sensación de haber sido embaucado. Te sientes tonto, y además de eso herido ¿Cómo pudiste poner en manos de un tercero algo que para ti era esencial? No sientas culpa, es inevitable confiar en otras personas, después de todo el ser humano es ser que requiere de interacciones con sus semejantes para alcanzar su desarrollo. Lamentablemente, la vida es un azar, algunas veces las cosas salen bien, otras salen totalmente mal.

Aunque en este momento debes manifestar la convicción de no poner tu confianza en nadie más, y de que te transformarás en un ser aislado y autosuficiente, en lo sucesivo deberás abrirte, y con el paso de tiempo volverás a sentir la capacidad de poner tu confianza en alguien más. Sé que ahora te parecerá descabellado e imposible, pero así será.

A continuación, te comentamos los efectos que pueden acarrear sobre ti la ejecución de traiciones:

  • Tristeza: Aunque seguramente te avergüences de admitirlo, es lo más natural, el impacto de poner en manos de otros algún aspecto de nuestra vida y resultar traicionados, es un evento desagradable. Y el dolor es la más natural de las reacciones.
  • Vergüenza: Puedes sentirte estúpido por no haber sabido anticiparte a ello, por tal motivo puedes buscar ocultar lo que ha ocurrido ante los demás.
  • Depresión: Estás desorientado ¿Cómo pudo pasarte eso? Y lo más natural es que tu estado de ánimo se vaya al fondo. Es difícil volver a levantarte luego de este golpe.
  • Enojo: Puedes desarrollar inclusive sentimientos de odio por haber sido impactado de esa manera. Si no buscas una manera adecuada de diluirlo, los sentimientos de carácter oscuro pueden causar grandes estragos en tu personalidad.
  • Lesiones en la autoestima: Otra reacción posible está constituida por la creencia de que la experiencia que estás viviendo era merecida, puedes sentirte inadecuado y justificar que tu entorno se vuelva sobre ti porque así lo mereces.

Cómo superar una traición familiar

Amamos a nuestra familia, ese es el núcleo donde nos desarrollamos, y nunca estaremos preparado para afrontar acciones que nos afectan procedentes de ellos.

Si algún miembro de tu familia se fue en tu contra difícilmente podrás perdonarle. Y aún cuando dejes de lado la sensación de rencor y dolor, nunca te relacionarás con esa persona de la misma manera.

Las relaciones familiares marcan en gran medida nuestra capacidad de interacción y desarrollo, cuando somos afectados por ellos recibimos un golpe duro en nuestra autoestima. Por lo que sí, procedemos de ambientes familiares hostiles, es probable que afectemos nuestra posibilidad para establecer relaciones sanas.

Aunque sea difícil, es importante que trabajes en superar los efectos de las traiciones familiares, ya que esto te permitirá romper el ciclo, y no repetir esas actitudes de las que fuiste objeto. Para ello, es importante que te centres en primera instancia en superar los daños que te fueron propinados, posteriormente busca perdonar a los miembros de tu familia que perpetuaron el daño, esto te resultará beneficioso.

Es importante aclarar, que, aunque otorgues tu perdón, esto no quiere decir que debes volver a depositar tu confianza en esas personas, de hecho, muchas veces para poder propinar el perdón a alguien, debemos tomar la firme decisión de cerrarle las puertas de nuestra vida; perdonar simplemente significa dejar de odiar, y renunciar a la necesidad de venganza en contra de esa persona.

¿Por qué duele la traición?

Como mencionamos con anterioridad, para que un evento que atenta contra nuestro bienestar sea clasificado como traición, es necesario, que esa persona en una u otra forma fuera objeto de nuestro aprecio. Nadie puede hacernos daño si no lo permitimos, incluso si nos ataca de frente; en el caso de las personas con potestad para perpetuar una traición, lo que permite que sus acciones sean dañinas es la apertura que le hemos dado en nuestra vida.

Las traiciones afectan directamente al corazón, ya que nos tocan profundamente. Aunque resulte increíble, nosotros mismos ponemos en manos de nuestro enemigo el cuchillo que nos ha de desgarrar por dentro; de ahí, el hecho de que las traiciones traigan hondos dolores.

como superar la traición

Cómo superar una traición

Si pasaste el trago amargo de una traición, debes estar desolado, es lo natural, aunque también el dolor podría manifestarse en tu caso en forma de enojo; sea como sea, si estás leyendo este artículo, es porque estás buscando deshacerte de la sensación molesta que despertó en ti la traición. Para ayudarte en tu camino de sanación, a continuación, te compartimos algunas recomendaciones que puedes implementar en tu vida para superar una traición de un amigo:

1. Exprésate

Para aprender e integrar todos los conocimientos de tu experiencia, debes saber expresarte a priori y así integrar “el cómo superar una traición”. Ya descubriste que aquella persona en la que depositaste tu confianza se aprovechó de ti, y te causó grandes problemas, pues bien, una vez superes el impacto inicial y pases de la fase de negación, debes manifestar tu indignación y dolor al respecto.

Hazle saber a esa persona que sabes de su traición, si tienes pruebas contundentes, deja que lo note. Manifiesta ese enojo, no te quedes con él.

Muchas personas tienden a tomar el camino de hipocresía, y ante estas situaciones fingen que nada ha ocurrido, y esperan el mejor momento para atacar y devolver el golpe.

No hagas de esta tu forma de acción, ya que esta elección supone cargar sobre tus hombros una pesada cruz, que puede hundirte en un círculo vicioso de odio y traición. Esto no es lo que quieres para tu vida, así que, aunque te invada el deseo de venganza, pasa por encima de él. ¡Eso sí! Drena lo que sientes, manifiéstate, y no guardes eso en tu interior.

Otra posibilidad que te brinda el expresarte, es que si se ha propiciado un mal entendido entre las partes, al conversarlo puedan ventilar el problema, evitándose así actitudes nocivas y distanciamientos innecesarios.

Borra ese capítulo de tu vida, no permita que interfiera en la forma en que te relacionas con el entorno en lo sucesivo. Muestra tus sentimientos al respecto, y luego deja a esa persona fuera de tu vida, más pierde ella que tú.

2. Admite que duele

Sé que es difícil pasar por encima del orgullo y aceptar que las acciones de otras personas nos han afectad, sin embargo, y aunque guardes otra imagen frente a los demás, por lo menos una vez, permítete aceptar que te ha dolido.

Sentir el dolor es el primer paso a la sanación, permítete sentir, no lo frenes y tampoco te juzgues por ello. No eres de piedra, es natural que reacciones en forma coherente al estímulo al que fuiste sometido.

3. Aprende de la experiencia

Todo lo que nos sucede en la vida tiene un motivo de ser, incluso las experiencias dolorosas guardan un trasfondo más profundo. Una vez has superado la ceguera del odio y la rabia, pregúntate ¿Qué debes aprender de ello? La respuesta no es lineal, ni consiste en la barbaridad de decir “no debo confiar en nadie más” porque no es así. Debes sanar y volver a confiar, pero quizás debes aprender a hacerlo en una forma diferente.

Algunas veces, por desarrollar actitudes cómodas, tendemos a recargar cosas esenciales en manos de una tercera persona. Existen cosas de nuestra vida que no podemos confiar en nadie más, no por desarrollar actitudes de desconfianza, si no porque simplemente sólo nos corresponde a nosotros hacernos cargo de ellas.

Evalúa si el fallo de la persona en efecto constituyó una traición, porque si recargaste algo que se escapó de las manos de la persona por no contar con las herramientas necesarias para solventarlo, entonces, eres tú quien debe propinar una disculpa, por haber pretendido cosas excesivas.

4. Toma previsiones

Si en efecto fuiste objeto de una traición, entonces una vez has sacado el aprendizaje que te ofrece la experiencia debes evaluar qué actitudes o modificaciones en tu manera de conducirte debes implementar luego de esta experiencia. No se trata de no volver a poner tu confianza en nadie, pero busca las maneras de evaluar bien con quien te abres, y en manos de quien dejas aspectos relevantes para ti.

5. Haz una lista de pros y contras

Aunque se haya borrado de tu memoria inmediata, seguramente a lo largo de tu vida, y de tus interacciones sociales, habrás experimentado los beneficios de haber confiado en personas que te honraron, actuando en tu beneficio, y protegiéndote en circunstancias de riesgo.

Haz un listado, donde hagas un contraste de lo que has vivido por ejemplo tienes que saber que superar una traición y separación no siempre es inmediato, el querer superar una traición y seguir con tu pareja tampoco es una transición que se dé de un día para otro (de ser el caso que quieras volver con tu ex pareja) lo importante es que sepas analizar cuáles son las situaciones que verdaderamente te benefician. De un lado anota las experiencias negativas, y en el otro anota las positivas y los beneficios que te ocasionaron. Esto te permitirá retomar la perspectiva, e impulsará tu recuperación de este trago amargo.

6. Evalúa el problema con ojos de empatía

¿Alguna vez hiciste algo que hirió a alguien? ¿Alguna vez alguien se sintió traicionado por tus acciones?, de ser así, haz memoria, por qué actuaste de ese modo ¿lo hiciste con mala intención? O sencillamente ¿te viste asediado por las circunstancias?

Aunque no puedas volver a confiar en esa persona, incluso cuando puedas entender los motivos que la llevaron a actuar de ese modo, el hacer un ejercicio de empatía, te ofrece una amplia perspectiva de la situación. Es probable que esa persona salga de tu vida, sin embargo, actuar con empatía permite acceder al perdón que, en un sentido práctico, es lo que determina que has superado la traición.

7. Cartas de perdón

Accede al perdón, si aún cuando entiendes la necesidad de hacerlo, y tienes el propósito de hacerlo, no lo consigues, entonces escribe en una hoja “yo te perdono…(escribe el nombre de la persona) por haberme traicionado”. Luego cierra los ojos, e imagina que una energía blanca, pura sale de tu corazón y emite perdón hacia esa persona. Imagínate que le entregas esa energía pura, y luego aléjate. Ha llegado el momento de cerrar el ciclo.

Superar la traición amorosa

Confiaste en tu pareja, te entregaste a un proyecto de relación, y aún así esa persona trasgredió los límites y te hirió. Para saber superar la traición amorosa, “superar una traición de mi esposa” “superar una traición de mi esposo” “superar una traición de una mujer” , hace falta vivir el duelo, en un inicio no serás capaz de pensar con claridad, por eso debes sentir tu dolor.

Una vez has recuperado la capacidad de analizar en una forma objetiva, debes tomar la determinación de superar la traición; si no lo haces vivirás preso de este evento el resto de tu vida, por lo que se transformará en el lente a través del cual evaluarás tus siguientes relaciones.

Dejar atrás una traición amorosa, permite iniciar nuevos caminos, debes cuidarte de no cargar con el peso de esta acción el resto de tu vida.

Superar la traición en el trabajo

El entorno laboral puede resultar agresivo, y muchas personas pueden incidir en acciones desleales con el propósito de escalar posiciones. Si fuiste objeto de una acción nociva en tu entorno de trabajo, por una persona en la que depositaste tu confianza, no te deprimas, estas son cosas que pueden pasar con frecuencia. En lo sucesivo toma previsiones que eviten que esas personas puedan tener acceso a información que tu manejas.

Anticípate a los hechos, y sé cuidadoso en tu trabajo. Antes de depositar tu confianza en alguien observa bien sus actitudes, y evalúa si al acercarse a ti muestra un interés malicioso.

Volver a confiar

No es sencillo, y muy probablemente te mostrarás resistente a ello, sin embargo, pon ese objetivo en tu mente, quizás no lo logres ahora mismo, pero con el paso del tiempo, si te lo propones encontrarás en tu entorno personas amables y apropiadas para depositar tu confianza de nuevo.

Cree que es posible superar las malas experiencias, y no permitas que estas te definan, de esta manera, empezarás a ver bondad en el corazón de la gente, en lugar de centrarte en el potencial de maldad que reside en el interior de cada uno de nosotros.

Volver a confiar es un acto de evolución y superación, si lo consigues habrás salido victorioso de aquella mala experiencia que te tocó vivir.