Saltar al contenido

Cómo superar la timidez

Si eres de las personas que les cuesta mostrarse a sí mismos ante terceras personas, es probable que sufras de timidez. Para una persona tímida resulta bastante complicado el desenvolverse en entornos sociales, ya que manifiestan un profundo temor al rechazo, por tanto, iniciar procesos de interacción les resulta sumamente complicado.

La timidez es propia de las etapas del desarrollo del ser humano donde los cambios y la confusión están a la orden del día. Es común que en la adolescencia los individuos tiendan a refugiarse en sí mismos, ya que producto del conjunto de cambios a los que son sometidos se extiende un estado de confusión y malestar generalizado, y esto supone una barrera en su desenvolvimiento en ámbitos sociales.

Es común que una vez se ha asentado la personalidad del ser humano en etapas de adultez, la timidez sea dejada en líneas pasadas; sin embargo, existen personas que trascienden los límites de la etapa adulta manteniendo este rasgo de carácter inseguro.

¿Deseas desarrollar habilidades que te permitan dejar de lado la timidez? Continúa leyendo, más adelante te explicamos todo.

Timidez un sinónimo de inseguridad

Aunque no te hayas percatado de eso, la timidez viene definida por una personalidad insegura. Tememos ser “los tíos raros de la sociedad” por eso nos ocultamos a nosotros mismos detrás de una pared que bloquea toda interacción con los demás.

Quizás fuimos objeto de rechazo durante el periodo de la infancia, o tal vez fuiste criado en un ambiente de reglas estrictas, quién sabe a que se deba, pero lo cierto es que nos desarrollamos bajo el temor de la reprobación. Para una persona tímida, el temor a fallar está siempre latente.

En esencia no hay barreras físicas que detengan su desarrollo, sin embargo, la mente es una estructura poderosa, que cuando juega a nuestro favor puede impulsarnos a la consecución de cualquier objetivo, pero cuando juega en contra, es capaz de paralizarnos totalmente. Así pues, el peor enemigo de un tímido es su propia mente, la cual alimenta la sensación de temor al rechazo, al punto que crea ataduras fuertes que a la persona le cuesta romper.

Sensaciones de timidez

Cuando son inducidos a abandonar su zona de confort, una persona tímida puede experimentar reacciones dolorosas, el miedo lo recorre totalmente hasta el punto de sentir que sus piernas no se mueven, los temblores recorren su cuerpo y siente que ganas de vomitar.

Si la persona no se encuentra lista para asumir un reto, y el entorno ejerce presión sobre ella, la reacción puede ser opuesta a la que se busca lograr. Aun cuando tus intenciones sean nobles, y desees ayudar a una persona a vencer su timidez, la manera de apoyarlos es animándolos en forma sutil a abandonar ese círculo de confort en el que se han acostumbrado a desarrollarse. Sin embargo, si observas que la persona se cierra y muestra oposición a la idea, no la presiones porque lejos de prestar ayuda, terminarás desencadenando un conjunto de reacciones adversas.

Cuando tocamos el punto seguridad de un tímido podemos definir las siguientes reacciones en su interior:

  1. Ansiedad:

    Aunque se pueda pensar que abrir las puertas a nuevos horizontes puede causar dicha en una persona que no sabe integrarse, lo cierto, es que el efecto es opuesto. La apertura brusca a nuevas posibilidades despierta una reacción ansiosa en estas personas, ya que están muy habituadas a desarrollarse en ambientes controlados.

  2. Miedo paralizante:

    Esa sensación fría en el estómago se hace presente, las manos empiezan a sudar y la sensación de no poder realizar ni un pequeño movimiento se hace presente.

  3. Enojo:

    Aunque no lo manifiesten, la intrusión de las personas puede desatar enojo y rabia. A nadie le gusta ese efecto invasivo.

  4. Ganas de llorar:

    Te transformas en un niño pequeño, y sólo puedes pensar en ocultarte y llorar desconsoladamente por la sensación de inadecuación.

Características de una persona tímida

A ver, en la última reunión a la que asististe pudiste detallar a la persona que se encontraba en su mesa bastante inmóvil con la mirada fija en el celular. En torno a esa persona se desarrolla todo un ambiente interactivo, sin embargo, esta no participa.

Por curiosidad te acercaste a ella, y soltaste una frase casual, notaste que se sobresaltó ligeramente y fijó su mirada sorprendida en ti ¿En verdad le hablaste? La duda se presentará en su interior y se debatirá sobre lo que debe responder para no resultar inadecuada.

Entablar una conversación con una persona requiere de paciencia, ya que en los primeros momentos la comunicación será más que todo de tipo unilateral, y prácticamente tendrás que emitir las preguntas y dar las respuestas por ti mismo, pero poco a poco, el impacto inicial habrá sido superado y la persona se animará a formar parte de la interacción.

Una vez has logrado entrar a su círculo de confianza, la persona tímida se relajará en tu presencia y se desenvolverá con naturalidad.

cómo superar la timidez

Cómo superar la timidez

¿ Cómo superar la timidez extrema ? ¿ Cómo superar la timidez y el miedo a hablar ? Si has notado que tus rasgos tímidos te están afectando profundamente, quizás tomaste la decisión de superar esta característica que constituye una limitante en tu desenvolvimiento cotidiano. Para ayudarte en tu propósito, te explicamos algunos ejercicios para vencer la timidez:

  • Toma la decisión

No tiene nada de malo ser tímido, eso es verdad, sin embargo, como tú mismo lo habrás notado, esto constituye un factor limitante en tu día a día. Es verdad que puedes desenvolverte con medios alternativos, pero esto constituye una vida de soluciones rebuscadas.

Si ni siquiera eres capaz de alzar la voz para pedir la palabra en el salón, aún cuando sabes la respuesta a la pregunta que realizó el maestro; o si la chica que tanto te gustaba se hizo novia de alguien más porque no fuiste capaz de hablarle de tus sentimientos; entonces ha llegado el momento de tomar cartas en el asunto.

Si no sabes cómo empezar a andar un nuevo camino, no importa, lo que es determinante en estos casos es tener la fortaleza para tomar la decisión de ejercer un cambio en tu vida.

  • No es tan malo como parece

Aun cuando fuiste decidido en tu propósito, es probable que ahora sientas que has hecho mal en comprometerte, y miles de pensamientos oscuros acudirán a ti. Por eso te pedimos que hagas el esfuerzo de contenerlos, o, mejor dicho, lo ideal es que hagas un alto y te enfrentes a ellos. Pregúntate ¿qué es lo peor que puede pasar si me atrevo a…? Pronto te darás cuenta de que las consecuencias no son tan terribles como piensas.

  • Manifiesta tu intención

Si te has definido, y estás claro en tu propósito, déjalo saber a tu entorno. Manifiesta que tienes la intención de dejar de lado la timidez, esto te impulsará en la dirección correcta. Cuando hacemos propósitos y los mantenemos ocultos en un armario, corremos el riesgo de desistir. En cambio, si tenemos un camino bien definido, mantendremos la mente puesta sobre la meta, y sin lugar a dudas saldremos exitosos.

  • Haz una lista

Enumera las cosas que te gustaría hacer y qué no haces por temor a ser un fracaso. No dejes que tus pensamientos te limiten, sólo escribe aquello que quieres realizar, aun si no tienes idea sobre cómo lo lograrás, escríbelo ahí y manifiesta tu propósito con claridad.

  • Atrévete

Bien sea para superar la timidez amorosa, ya sea que quieras perder la timidez y la vergüenza, quieres saber como vencer la timidez con las mujeres, vencer la timidez en la adolescencia, o cualquier otro objetivo que se relacione a esta índole; lo importante es que  ya tienes una idea clara sobre las cosas que quieres lograr en tu vida, y que no habías podido realizar por temor al fracaso. Llegó el momento de ponerte manos a la obra, simplemente hazlo.

Si determinas una oportunidad para ejecutar alguno de los ítems que has plasmado en tu lista ¡ve a por ello! No te des el chance de meditarlo dos veces, atrévete, o cuando menos has el intento y gana confianza en ti mismo, y en los cambios que puedes operar en tu vida.

  • Un paso a la vez

Si eres una persona de tipo metódico, es probable que aquello de “lanzarte sin pensarlo dos veces” no vaya contigo. Por eso, si lo que requieres es un plan sistematizado, entonces toma un tiempo para meditar un propósito hasta que lo definas con claridad en tu mente, posteriormente puedes definir ese propósito en términos de pequeñas metas, sobre las cuales puedes ir trabajando en forma progresiva.

  • Háblale a un desconocido

Puedes tentar tus límites iniciando una conversación con un desconocido; será mucho más sencillo, si sale mal no tendrás nada que perder ya que esta persona no pertenece a tu entorno inmediato. Puedes intentarlo en tu siguiente visita al parque, o mientras disfrutas de un café. Lo importante es que pongas a prueba tus propios límites.

  • Una frase casual

¿Cómo puedo hablarle a alguien? Contrario a lo que piensas, hablar con alguien no requiere de horas de análisis para definir un comentario de entrada que resulte adecuado.

Es un proceso sencillo, iniciar una conversación sólo requiere de una frase casual, puede ser respecto al tiempo, una nueva medida económica, la película de moda… No tienes que invertir mucho tiempo, ni devanarte los sesos en definir como entrar en contacto con alguien.

¡Ponlo en práctica verás que te resulta sencillo!

  • Vencer el trauma

¿Por qué soy tímido? Aunque pienses que es irrelevante, el saber la respuesta a esta pregunta puede ayudarte a superar el bloqueo que estás experimentando. Aunque no lo creas, existen eventos que quedan fijos en nuestro subconsciente y pese a que no participen de nuestro pensamiento consciente, están ahí, influyendo en nuestras reacciones.

Tu personalidad tímida es sin duda un mecanismo de defensa a un evento traumático que viviste en el pasado, que determinó tu patrón de conducta en el plano social, y tu autoimagen o autoconcepto.

¿Cuál es ese evento? Debes preguntártelo a ti mismo, plantéate la pregunta mientras te encuentra tendido en una postura cómoda, y cierra los ojos, atento a las imágenes que acuden a ti. Aunque al principio te cueste concentrarte, con el paso del tiempo podrás definirlas con mayor claridad.

Una vez identifiques el elemento que despertó el trauma, trabaja en sanar tu percepción sobre ese particular, hasta que ese capítulo esté cerrado. Aunque no lo creas, este simple hecho, te permitirá avanzar en la superación de tu timidez.

  • Fortalece tu autoconcepto

No hay razones para dudar de ti, eres una persona maravillosa tal y como eres, por eso no debes sentir temor de expresarte a plenitud. Si te sientes inseguro respecto a ti mismo, y sientes que si te muestras la gente puede manifestar rechazo, déjame decirte que estás totalmente equivocado.

Aunque es probable que, en alguna de tus experiencias, determinada persona o grupo manifiesta desaprobación hacia ti, debes comprender que se trata de un evento aislado y que no puedes basar un juicio cerrado en base a ello.

Mírate al espejo, enfréntate a tu imagen y ámala tal cual es. No te enfrasques en emitir juicios, la perfección es un mito, nadie es perfecto. Las otras personas con las que te relacionas son tan humanos como tú, y por lo tanto muestran imperfecciones.

Ámate y no permitas que tu inseguridad limite tu vida. No hay razón para sentirse de esa manera.

¿Por qué debo superar mi timidez?

¿ Cómo vencer la timidez ? En el proceso del desarrollo del ser humano, siempre se debe apuntar a la evolución y al avance. Aunque nos empeñemos en declararnos como autosuficientes, lo cierto es que, aunque en muchos sentidos lo somos, también es innegable que requerimos de la interacción social para nuestras actividades cotidianas. Si quieres ser más efectivo, requieres dejar de lado la timidez.

Por otro lado, todo el trasfondo de inseguridad y baja autoestima que es inherente a esta condición, limita tu proyección en el mundo, tu plenitud y tu felicidad. No podrás ser feliz, en tanto manifiestes inseguridad respecto a los rasgos de tu personalidad.

Dejar de lado la timidez es una elección de evolución y crecimiento personal, no sólo mejorarán tus relaciones contigo mismo, si no que esa buena conexión interna se reflejará en tu entorno inmediato.

¿Cómo ayudo a mi hijo a superar su timidez?

El papel de padres es bastante complejo, no simplemente se trata de mantener vivos a tus hijos, se trata de velar por su desarrollo. Si has detectado en tu hijo un carácter tímido, lógicamente debes apoyarlo a fortalecer su autoconcepto, para que de esta manera no sienta temor de afrontar a su medio social.

Como mencionamos anteriormente, tu intromisión no puede ser brusca, mucho menos impositiva. Debes procurar que tu hijo se sienta cómodo en tu presencia y que sienta la confianza suficiente para abrirse contigo. Nunca te vas a ganar la confianza de tu hijo si intentas forzar las cosas, o si emites juicios.

Simplemente busca conversar de su día a día, sin interrogar sobre los puntos que te generan preocupación, ya él tocará esos temas cuando sienta la necesidad de hacerlo.

Para fortalecer su autoconcepto, puedes emitir comentarios positivos respecto a sus acciones, y alabar sus logros. Dale apertura de expresarse a si mismo, tanto en la forma de actuar, como de vestir. Dale autonomía en pequeñas cosas, como la elección de la ropa que desea usar, o la forma en que desea decorar su cuarto. Lo importante es que desarrolle la confianza de que la expresión de su ser no representa un motivo de vergüenza y rechazo.