Saltar al contenido

Cómo superar una ruptura

Sin lugar a dudas, podemos decir que la vida es la sumatoria de pequeños ciclos, y si bien, un día estamos ocupando lugar, desempeñando un rol o viviendo de una manera en particular, de un día para otro todo cambia.

Los cambios son eventos maravillosos, y aunque generen sentimientos encontrados, lo cierto es que sin ellos, quedaríamos sumidos en el tedio de una rutina perenne. Los cambios son la fuerza impulsora de lo que conocemos como “rupturas”.

Las rupturas o separaciones son hechos decisivos que nos llevan a alejarnos de algo, bien sea una circunstancia, etapa o relación. Son dolorosas, sin lugar a dudas, pero con toda firmeza podemos estar seguros de que el dolor es pasajero, y en la medida que sigas adelante irá cediendo su intensidad.

Si en este momento acabas de sufrir una ruptura debes estar sintiendo tu mundo de cabeza, aun así, quiero darte la certeza, de que al igual que aquello que ha salido de tu vida y ahora te hace sufrir, también el dolor seguirá su curso, y sanarás.

Naturaleza de una ruptura

Aunque seguramente estarás harto de escuchar una y otra vez, que vendrán cosas mejores, ciertamente es así. Las rupturas son eventos de naturaleza superior, que marcan la pauta del camino que estás transitando; esto quiere decir, que si cumpliste tu ciclo en una etapa de tu vida, recibirás una invitación a continuar por un nuevo rumbo procedente de una fuerza superior.

Aunque el tema de un poder superior, causa opiniones encontradas, sea cual sea tu postura, es innegable que existe una fuerza superior a la humana. Incluso los escépticos reconocen la presencia de una energía que marca el equilibrio y el orden universal. Los hinduistas creían en el destino, y es esa predeterminación a cumplir ciertas metas en tu vida la que determina la ocurrencia de una ruptura.

Es doloroso, despierta nostalgia, pero una vez que decidas dejarlo ir, y soltar el pasado, un nuevo orden empezará a orquestarse en tu vida, y te lo aseguro, volverás a ser feliz.

Lo primero que debes hacer es aceptar que te está ocurriendo, una vez que lo hagas aceptar el dolor, y cuando tu mente esté serena pregúntate ¿Por qué sucedió? Y las respuestas que te darán fortaleza para avanzar vendrán a ti.

Etapas de una ruptura

En general la ruptura es un proceso de transición, bastante complejo, especialmente si sucedió en forma sorpresiva. Sin embargo, aunque esperaras que sucediera, las rupturas tienden a afectar nuestro orden sentimental y funcional, y en ellas podemos describir ciertas etapas, en las que debes poner atención a fin de que sepas cómo superar una ruptura sentimental:

Sucede la ruptura

Quizás no lo vimos venir, y un día simplemente ocurrió, una etapa llegó a su fin, dejándonos en estado de confusión, sin saber cómo reaccionar. La vida está marcada por contrastes, algunas veces estamos en la cúspide, en otras circunstancias nos vemos en el fondo.

Es probable que antes de que sucediera el evento determinante, el que cerró el ciclo, experimentaras algunas crisis respecto a la circunstancia o persona con la que ocurrió la ruptura. ¿Qué lo hace diferente? Podríamos decir que se trata de su naturaleza, este evento es determinante de la ruptura, ya que tiene un carácter irreversible, y la sensación de que no hay vuelta de hoja te embargará.

Aunque es probable que en algún momento luches contra los que te está sucediendo y trates de volver atrás, tarde o temprano el curso de las cosas te confirmarán que la ruptura era inevitable.

Negación

La reacción lógica es que una vez has superado el estado de shock te niegues a aceptar que este evento ha sido determinante, y que es irreversible. No aceptas que ha terminado, y por lo tanto procedes a actuar como si el orden de tu vida ha permanecido intacto.

En un primer tiempo, la negación es una etapa que se encuentra concebida dentro de la normalidad, pero si transcurrido el tiempo la persona no asume su nueva situación puede resultar perjudicial.

Tristeza y miedo

Cuando aceptamos que ha ocurrido un cambio, y que el orden de las cosas en el que estábamos acostumbrados a desenvolvernos ha cambiado, empezamos a sentir miedo y tristeza producto de la incertidumbre que nos genera la nueva situación.

Esta etapa debe vivirse a plenitud, sin incurrir en prácticas destructivas que aviven la sensación de miseria (pensamientos destructivos). Sin embargo, si sientes el dolor punzando en tu pecho, no lo reprimas, no te avergüences, permite que salga a la superficie. Siente tu dolor, siente el miedo, y pronto se irán.

Resignación

Nos hemos resignado a que el cambio es un hecho, y empezamos a asumir sus consecuencias. En esta etapa podemos ser embargados por la nostalgia, sin embargo, la tristeza ha mermado, y ya no sentimos miedo porque empezamos a adaptarnos al cambio, y dejamos de lado incertidumbre.

Superación

Ya no hay dolor, cuando miramos atrás sentimos calidez y gratitud por haber podido disfrutar esa etapa de la que estamos saliendo; al pensar en el futuro, no nos embarga el miedo, si no la expectativa y la esperanza de que el nuevo camino que tenemos enfrente nos traerá grandes experiencias.

Cómo superar una ruptura amorosa

Cuando involucramos sentimientos, el tema de la ruptura se hace más complicado, y llegar a la etapa de superación puede convertirse en toda una odisea. Sin embargo, todo depende de tu actitud, y disposición a salir del hoyo.

Amamos con el corazón, y es difícil asimilar que debemos cerrar el ciclo con alguien a quien amamos. Sin embargo, a veces sucede, amamos a la persona equivocada, y tanto si eres tú quien está tomando la determinación de propiciar la ruptura, como si lo hace la otra persona, una ruptura de pareja es difícil de encarar.

Sin embargo, si ha llegado el momento de dar el paso, o si la ruptura llegó a ti, te proporcionaremos los mejores tips para enseñarte cómo superar una ruptura de pareja:

  • Vive tu dolor

Para superar una ruptura de pareja, lo primordial es que te permitas vivir el dolor que te ha infringido el adiós. Muchas personas optan por escuchar la voz del orgullo y se cierran a sentir lo que les sucede; es común incluso que lleguen a sentir vergüenza, pero si lo razonas, sentir vergüenza por tener el corazón roto es absurdo. ¡No hay dolor más grande que el que se vive con el corazón!

Permítete sentir y tu corazón sanará, si el dolor permanece oculto dentro de ti jamás se irá, y con el paso del tiempo se transformará en sentimientos de naturaleza oscura, como el odio.

  • Renuncia a los pensamientos destructivos

Seguramente estás familiarizado con el concepto de pensamientos recurrentes, si no lo estás, con este término nos referimos a aquellas imágenes mentales que presentan tinte obsesivo, y que recrean eventos o imágenes pasadas. ¿Por qué evitarlos? Si quieres tener claro cómo superar una ruptura amorosa, debes considerar en primera instancia que no hay nada más nocivo, y que entorpezca tu avance que los pensamientos recurrentes respecto a eventos que involucren a tu pareja.

Vale, estás triste, tienes motivos suficientes para estarlo, por eso te puedo asegurar que no es necesario que le inyectes más razones a tu organismo para sumirse en un estado de depresión. Debes vivir tu dolor, pero no debes torturarte.

Sé que no es sencillo renunciar a ellos, y es probable que en las primeras etapas de tu ruptura no seas capaz de reprimirlos, sin embargo debes trabajar en dejarlos de lado, en la medida que los controles encontrarás la vía para seguir adelante. Una recomendación para dejarlos de lado, es el realizar actividades que te mantengan distraído.

  • Encara a tu pasado

En algún punto del proceso te preguntarás si vale la pena luchar, no te quedes con la duda, pauta una reunión con tu ex pareja (en un lugar neutral como puede ser un café) y habla de la situación que los embarga. Sal de la duda, determina si en efecto están viviendo una situación irreversible, o si se trata de una crisis por la que vale la pena luchar. Si determinas que es irreversible, levántate, deséale lo mejor y sigue tu camino sin mirar atrás.

  • Redefínete como persona

Las relaciones de pareja son maravillosas, así como lo es el amor, sin embargo, usualmente tienden a unificar cualidades y contextos de las personas involucradas, esto quiere decir, que tus amigos muy probablemente sean sus amigos también, que tus hábitos se parezcan a los de tu pareja y hasta es posible que no sepas distinguir cuáles son tus gustos y cuáles los de la otra persona.

Esta sensación de unificación y uniformidad es gratificante si en efecto te encuentras en la relación, pero una vez todo ha terminado, seguramente te dejará un amargo sabor cuando al probar tu desayuno recuerdes que tu ex pareja te enseñó a preparar el café.

Es importante que empieces a establecerte nuevas rutinas, en lugar de tomar el café amargo que ella (o él)  te enseñó a hacer, opta por el zumo de naranja, igual y descubres que no te gustaba tanto el café.

Cuestiona toda tu forma de proceder, y determina cuáles actitudes corresponden a tu forma de ser, y cuáles adoptaste por influencia de tu relación. Luego, congela momentáneamente aquellas que te llevan a identificarte dentro de tu antiguo esquema. Esto es determinante ya que te llenará de confianza, aumentando tu autoestima, que seguramente debe tener niveles muy bajos.

  • Comparte tu tristeza

Quizás hayas escuchado antes que cuando compartes con alguien las cosas que suceden en tu interior, partes el dolor a la mitad. No sé si efectivamente sentirás un 50% menos de tristeza si conversas con alguien sobre lo que te sucede, pero seguramente sentirás alivio.

De preferencia elige a una persona de confianza y que sea discreta, ya que lo último que deseas es mostrar tu vulnerabilidad frente a personas prejuiciosas e hirientes. Si no confías en alguien para desahogarte, acude con un psicólogo y habla libremente de lo que sientes.

  • Reorganiza tus espacios

Una vez que has aceptado que tu pareja se fue, y que nunca volverá debes disponer de los objetos en tu entorno que te vinculen a esa vieja relación. Por más que te guste aquella foto que se tomaron en París, debes retirarla de tu sala, si no lo haces bloquearás el acceso de nuevas experiencias a tu vida.

Existen personas radicales que tiran todo a la basura, sin embargo si no lo consideras necesario puedes archivar todas las cosas alusivas a tu relación como tarjetas, obsequios y fotografías en una caja. Más adelante decidirás si debes desecharlas, o permanecer con ellas.

  • Practica el perdón

Es muy probable que el causal de la ruptura te haya clavado una estaca en el corazón, sin embargo por tu bienestar, debes mantener a raya el odio. El perdón es una herramienta de liberación, y el principal beneficiado serás tú mismo.

Perdonar significa dejar ir esos eventos y acciones que te causaron dolor. Si tu pareja te causó dolor, decide seguir adelante, si no puedes manifestárselo directamente, escribe una carta donde detalles todas las cosas que te dañaron, y todo aquello que siempre quisiste vivir al lado de la persona. Acto seguido escribe “a pesar de todo, quiero agradecerte las enseñanzas que trajiste a mi vida, por eso, aunque me causaste dolor te perdono y me perdono”, es probable que requieras varias sesiones hasta que se diluya por completo el dolor y el rencor, cuando eso suceda, créeme habrás ganado.

  • Crea nuevos hábitos

Es momento de sacudirte, debes salir del aislamiento al que seguramente te sometiste en las primeras etapas de la ruptura. Si ya has llegado al punto de resignación estás listo para salir al mundo y reintegrarte.

Probar cosas nuevas le inyectará a tu vida entusiasmo y te dará motivación para alcanzar la etapa de superación. Si no sabes cómo empezar a crear hábitos nuevos, te sugiero que tomes papel y lápiz y hagas una lista de las cosas que siempre quisiste hacer, y que por una u otra razón no has realizado. Una vez la tengas, empieza a cumplirla. ¿Deseas aprender un nuevo idioma? Inscríbete en un curso (¡es la oportunidad perfecta para hacer nuevos amigos!), ¿quieres bailar? Invita a unos amigos y sal esta noche. No hay límites, recuerda que estás ante la hoja en blanco de un nuevo capítulo en el que tú eres el autor, así que toma las decisiones que te hagan sentir pleno.

cómo superar una ruptura

¿Cómo superar una ruptura si tu pareja te fue infiel?

No hay momento más oscuro que aquel en el que descubres que la persona que tienes al lado decidió seguir adelante y ni siquiera tuvo la decencia de participártelo. Rabia, sentirás mucha rabia de entraday luego vendrá el dolor.

Las situaciones de infidelidad son difíciles de entender, aunque para ser justos con ambas partes, podemos asegurar que una infidelidad, participan ambos. Si, incluso si fuiste engañado, tienes una cuota de responsabilidad en el evento. Sé que suena duro, pero una vez has superado las etapas crónicas de la ruptura, debes cuestionarte sobre el hecho, y evaluar la influencia que pudiste tener tú, en la infidelidad, extraer un aprendizaje, perdonar y perdonarte, y finalmente dejarlo ir. A continuación te comentamos cuáles son las principales causas que conllevan a una ruptura por infidelidad:

  • Amor

Muchas veces nos embargamos en una relación con una persona con la que no tenemos gran afinidad. A veces confundimos la atracción con el amor, sin embargo, en la medida que andamos el camino podemos descubrir que no somos felices al lado de nuestra pareja. Si tu pareja te fue infiel porque se enamoró de otra persona, no hay nada que puedas hacer al respecto, simplemente acepta tu derrota y sigue adelante o podrías caer en un triángulo amoroso. Con el paso del tiempo te darás cuenta de que lo que sucedió fue lo mejor, ya encontrarás el verdadero amor.

  • Vicios de la rutina

Algunas veces en la rutina podemos incurrir en prácticas controladoras o despectivas hacia nuestra pareja. Estos podríamos clasificarlos como vicios de la rutina, y aunque parezcan eventos insignificantes, al final suman y pueden inducir a una infidelidad. Si en verdad amas a tu pareja no permitas que detalles de forma hundan tu relación.

  • Separaciones temporales

Algunas veces la separación física puede traer consecuencias de este tipo. Queda en decisión de las partes si continuarán u optarán por la ruptura.

  • Orgullo herido

Cuando actos que han atacado el orgullo de una de las partes (o ambas) lo lleva a incurrir en una infidelidad.

Superar la ruptura por infidelidad

Si la actitud de tu pareja en este particular es reincidente, o si las circunstancias que rodearon la infidelidad son imperdonables, entonces debes tomar la decisión de cerrar el ciclo. Debes ser firme, ya que caer atrapado en un círculo vicioso es una consecuencia indeseable.

Para salir de la depresión, debes aumentar tu autoestima. Es natural que te sientas insignificante, y es muy probable que trates de compararte con la persona con la que te engañaron (¿Qué tiene que no tenga yo?) debes comprender que eres una persona maravillosa, y que el hecho de que tu pareja te hiciera eso no quiere decir que haya algo mal en ti. Todo se reduce al cierre de un ciclo, por alguna razón ambos se vieron estancados, y les llegó la hora de seguir adelante.

Corta la comunicación con tu ex pareja y sus nuevas circunstancias, no te hagas daño a ti mismo, y luego pon en práctica los tips que recopilamos para ti en la sección anterior, con el paso del tiempo todo quedará atrás.

¿Cómo superar una ruptura matrimonial por muerte de tu pareja?

Si es superar una ruptura con una persona que te hizo daño es difícil cuánto más superar a una persona que fue buena, y de quien nos vimos obligados a alejarnos. La muerte siempre es difícil de aceptar, y es mucho más difícil cuando quien ha muerto se trata de nuestro compañero de vida.

El duelo se instaura cuando esto sucede, y puede llegar a ser bastante prolongado, es difícil llegar a la etapa de resignación porque no entendemos por qué nos sucede esto a nosotros. Sin embargo, debes luchar por salir de la depresión, para ello es recomendable que cambies de ambiente, si te quedas envuelta por el contexto con compartías con tu  pareja difícilmente la herida sanará, aunque duela, debes aceptar que ha muerto, y que ya no se encuentra a tu lado.

Aunque resulte increíble, en el proceso de superación debes incluir prácticas de perdón, aunque parezca ilógico, incluso cuando una persona amada nos deja por razones ajenas a su voluntad, podemos desarrollar rencor.

¿Cómo superar una ruptura con los hijos?

Sea cual sea que fuere la causa, debes procurar en todo momento solventar la situación con tus hijos. Después de todo, en este caso el vínculo de unión entre los padres y los hijos es poderoso y jamás podrá ser suprimido.

Si algún evento, o acción tomada tanto por ti, como por tus hijos fue el agente causal de la ruptura, en primer lugar, se debe ventilar el tema con ellos, procurando establecer acuerdos.

En estos casos, hay que luchar contra el orgullo, ya que más importante que mantener este en el alto lo es fortalecer la unión de aquellos que ocupan un lugar importante e irremplazable en nuestro corazón.