Saltar al contenido

Cómo superar el Jet Lag

Cuando de viajar se trata, todos pensamos con emoción en el nuevo destino, el equipaje que debemos llevar, los días que vamos a pasar fuera de la rutina, sin embargo, además de las maravillosas perspectivas que ofrece la oportunidad de un viaje, también debes tomar en cuenta que, si te vas a un lugar ubicado en otra zona horaria, lo más probable es que, aunque tu cuerpo seguirá ajustado a tu antiguo reloj biológico.

Jet lag, así se ha denominado al síndrome de cambio rápido de zona horaria, el cual se caracteriza porque las actividades biológicas se mantienen programadas con respecto a la zona horaria a la que pertenece su país de origen. Por tal motivo, la persona tiende a mantenerse en estado de alerta o vigilia en el horario nocturno, mostrando agotamiento y fatiga en el que en el nuevo sitio constituye el horario diurno.

Este síndrome puede resultar inconveniente para tus planes, ya que, si deseas seguir un itinerario en el horario del nuevo lugar, tu cuerpo mostrará señales de agotamiento, ya que, en su configuración interna, se maneja otro horario. Algunas personas toman previsiones al respecto, lo que les permite minimizar el impacto, sin embargo, en su mayoría, las personas cuando emprenden un viaje no consideran este aspecto.

El reloj biológico y el Jet lag

Cada persona tiene una configuración interna para sus actividades, dormir, comer, etc. Aunque no lo creas, todos hemos sido programados respecto al reloj que marca el ritmo de nuestro lugar de origen. La reprogramación, no ocurre en forma automática, por lo tanto, pese a que te encuentres en nuevo lugar que se rige por nuevos lineamientos, tu reloj no se adaptará si no tomas acciones conscientes para ello.

A niveles hormonales, existe un cronómetro interno que regula nuestras funciones: el sueño, el metabolismo y la temperatura. Los médicos establecen que un cambio brusco, ofrece un desajuste violento que trae terribles consecuencias en el estado de salud del individuo. Por lo tanto, si te mueves a un lugar donde existe una diferencia de tiempo significativa, esto afectará tu rutina en lo que respecta a horarios de sueño, comidas, rutinas digestivas e ingesta de medicinas.

La vida en el planeta, está regida por los movimientos rotativos de la tierra. Los científicos tomaron de ello, en una ocasión, cuando el astrónomo Jean d’Ortous d’Mairan observó en ciertas plantas la tendencia a cerrar sus hojas en la noche y a abrirlas en la mañana.

Su primera impresión, fue la de dar una explicación a este evento, basada en la influencia de la luz solar sobre las plantas; sin embargo, al aislar estas plantas en un ambiente oscuro, notó que las mismas continuaban abriendo sus hojas en el respectivo horario diurno. Se trata de un reloj interno que configura nuestras funciones, estableciendo un cronograma bien definido en el que se estipulan cada una de nuestras funciones.

Si vas a viajar en lo sucesivo, debes recordar tomar previsiones que permitan minimizar el impacto de la adaptación al cambio de horario, o Jet Lag.

Ritmo circadiano

Existen procesos que han sido programados en forma cronometrada en nuestro organismo. Si, observas el periodo de adaptación de un bebé cuando abandona el vientre materno, te darás cuenta de que se trata de un periodo complicado, marcado, por el enojo y el malhumor del infante, quien no consigue habituarse al ritmo de vida en el que se desarrolla su existencia.

Un ritmo circadiano, es un fenómeno, en el que las variables de tipo biológico que regula nuestras funciones vitales, se realizan en forma periódica, marcadas por un ritmo interno, cuya frecuencia está determinada por los movimientos rotacionales de la zona del globo terráqueo en la que te encuentras. El periodo de desarrollo de estos ciclos está determinado en un tiempo de 24 horas.

Este término, usualmente se asocia al desarrollo de animales y plantas, sin embargo, recientemente se determinó en las células no nerviosas pertenecientes al cuerpo humano, la ocurrencia de mecanismos determinados por el fenómeno circadiano (aunque en el caso del hombre, el término que se ha difundido es el de reloj biológico).

Entre los órganos que podemos nombrar, tenemos: el hígado, el timo, los pulmones, células sanguíneas, células dérmicas, entre otras. Lo que quiere decir, que, al alterar tu posición geográfica, el desarrollo de las funciones de estos, se verá alterada por la exposición a nuevas condiciones.

Se ha demostrado que este fenómeno tiene influencia directa sobre el comportamiento de ciertas hormonas, como por ejemplo el cortisol, por ello podemos observar alteraciones y síntomas de fatiga en nuestro organismo a corto plazo. Son endógenos, y en condiciones normales, ni siquiera somos conscientes de ellos, ya que ocurren en forma natural en el interior de nuestro cuerpo.

Otro aspecto, que interfiere en el desarrollo de estos ciclos, es el cambio de estaciones. De ahí que los países con regímenes estacionarios, sus habitantes puedan ver afectada su salud, al cambiar de una estación a otra.

Cómo superar el Jet Lag

Te vas de viaje, pero deseas mantenerte activo, sin los efectos desagradables producidos por la alteración de los ciclos circadianos, entonces es importante que tomes tus previsiones y aprendas a como quitar el jet lag, de esta manera, lograrás reducir el impacto, promoviendo tu adaptación. Si deseas saber cómo podrías superar los efectos del jet lag, tengo jet lag ¿qué hago? a continuación, te explicamos todo lo que debes saber para que aprendas cómo superar el jet lag:

1. Visita al doctor

Si eres una persona medicada por alguna enfermedad o trastorno, es recomendable que visites a tu médico y le plantees tu próximo viaje, de esta manera él podrá ayudarte a establecer rutinas de adaptación, en la que se modifique en forma paulatina la ingesta de medicamentos, de manera que poco a poco se vaya ajustando al nuevo horario que has de seguir.

En el caso de que no estés enfermo, la realización de unos exámenes de rutina, y la planificación de una dieta favorecedora, que te permita asumir el impacto en forma menos brusca, es de suma importancia.

2. Practica ejercicio

Es bien sabido que un cuerpo sano se encuentra preparado para afrontar cualquier embate de la vida. Si inicias una rutina cardiovascular, entonces, le das a tu cuerpo la fuerza que requiere para enfrentarse al cambio sin sufrir grandes daños.

3. Come sano

La elección de alimentos bajos en grasa, es una decisión inteligente. Tu cuerpo se enfrentará al impacto de un cambio en las condiciones que determinan su ritmo circadiano, por lo que, mientras menos agresivo sea el proceso digestivo, mayor capacidad tendrá nuestro organismo para enfocar sus esfuerzos en superar el impacto de la alteración de su ritmo habitual.

Evitar alimentos procesados o de difícil asimilación, te permitirá mantenerte equilibrado en tanto tu organismo logra adaptarse al nuevo ritmo biológico. Una vez, has superado el impacto inicial, puedes establecer tus hábitos de comidas.

4. Altera tu rutina

Si sabes que vas a un lugar con más de 5 horas de diferencia, entonces, sería una decisión acertada de tu parte, la implementación de pequeños cambios en la rutina a la que te encuentras habituado. Puedes empezar con pequeñas alteraciones como, por ejemplo, con tu horario de sueño, puedes subir tu hora habitual de ir a la cama, a razón de 1 hora o 30 min. De esta manera, cuando llegues al lugar a que vas de visita, no deberás iniciar un proceso de adaptación repentino. De igual manera, puedes ejercer cambios en las comidas, medicinas, etc.

5. Consume vitaminas

Debes consultar con médico, en caso de que pueda existir una contraindicación, si es que estás consumiendo algún tipo de medicamento. Sin embargo, si eres una persona sin ningún tipo de tratamiento, o enfermedad de importancia, es recomendable que optes por ingerir algún complejo vitamínico. Esta elección, te ayudará a reducir los efectos de la fatiga y el cansancio crónico. También es recomendable que incluyas en tu rutina, el consumo en pequeñas dosis de algún revitalizante como lo es el ginseng.

6. ¡Toma agua!

Cuando nos subimos a un avión, nos sometemos a los efectos de cambio de presión y temperatura. Eso puede promover un estado de deshidratación. Por ello es recomendable, que tomes agua con cierta periodicidad. No se trata de que ingieras grandes cantidades, ya que esto podría propiciar una situación de descompensación; sin embargo, debes estar pendiente de consumir una pequeña dosis (menor a 50 ml) cada hora.

Si tu mente es frágil, o piensas que los nervios del viaje pueden despistarte un poco, entonces coloca una alarma en tu teléfono, o descarga una aplicación que te permita establecer recordatorios.

7. Estiramientos

Mientras la señal que solicita que sean colocados los cinturones de seguridad se encuentre apagada, tienes libertad de levantarte de tu asiento en el avión. Aprovecha esa libertad para caminar un poco por el pasillo y estirar tus músculos. Los viajes largos pueden dejar una fea sensación de entumecimiento, por ello, recuerda realizar pequeños movimientos que te ayuden a activar la circulación en tus piernas.

8. Deja de lado el alcohol y productos con cafeína

Aunque te veas tentado a ingerir alcohol en reuniones de despedida previas a tu viaje, te recomendamos que no lo hagas. El consumo de bebidas alcohólicas promueve un estado de deshidratación en el cuerpo, y en tu condición de susceptible, definida por el cambio de horario, no es bueno que promuevas un estado de descompensación en tu cuerpo.

La cafeína, es otro componente que debes mantener a raya por esta misma razón, sin embargo, al generarnos este componente cierto grado de adicción, es recomendable que no lo descartes en forma abrupta, sin embargo, podrías elegir reducir las dosis en forma paulatina, hasta que tu cuerpo se habitúe a un consumo mínimo.

9. Ejercicios de relajación

La mente y el estado de ánimo, ejercen una influencia importante sobre la salud y el bienestar del organismo. Por ello es importante relajar nuestra mente, poniendo pensamientos que nos programen a ello.

Si realizas ejercicios de relajación, que incluyan prácticas de control de la respiración, sin lugar a dudas verás los beneficios, tanto en la parte física como en la parte emocional.

A través de la visualización, puedes controlar las reacciones de tu cuerpo en el viaje; además de esto, la respiración ayuda a controlar los efectos del Jet lag, como lo es la fatiga.

10. Adaptación

Poner en tu mente como fin claro que debes adaptarte al entorno al que vas a llegar es importante. Esto te llevará a realizar acciones que en forma sutil te permite aclimatarse a tus nuevas condiciones.

cómo superar el jet lag

El Jet lag y sus efectos negativos

Ya te explicamos las funciones de tu cuerpo que sufrirán alteración producto del Jet lag, sin embargo, no te hemos explicado los síntomas que experimentará tu cuerpo producto de este síndrome. Por ello a continuación te los mencionamos:

  • Problemas digestivos: Al afectarse tus horas de comida, tu organismo reaccionará en forma desfavorable, ya que ingerirás alimentos a una hora en la que tu cuerpo había identificado que estaría durmiendo, o tu estómago reclamará comida a una hora en la que te encontrarás más que dormido.
  • Fatiga: La confusión y el cambio de horario traerán como consecuencia una fatiga en tu cuerpo. Sentirás tus músculos pesados, y hasta la mínima actividad física te causará agotamiento, y mostrarás dificultad para completarla.
  • Cansancio mental: No has dormido suficiente, y debes luchar contra el sueño para mantenerte despierto y aprovechar el día en este nuevo sitio. Lógicamente, tu capacidad para procesar la información y emitir reacciones se verá afectada, ya que tu organismo estará enfocado en alcanzar el equilibrio nuevamente.
  • Irritabilidad: Otro efecto secundario de la falta de sueño y el malestar general en tu organismo.
  • Mala memoria: Mostrarás dificultad para establecer una conversación coherente, y es probable que deban repetirte las cosas más de una vez.
  • Dolor de cabeza: El agotamiento extremo, los problemas digestivos pueden combinarse en una terrible migraña. Es importante que incluyas en tu equipaje algunos analgésicos, y  en caso de tener tendencias a desarrollar migrañas, puedes tomar en forma preventiva, uno en las mañanas.

¿Cómo tratar a una persona con Jet Lag?

¿Cómo curar el jet lag? ¿jet lag como recuperarse? ¡tengo jet lag no puedo dormir! Este síndrome muy pocas veces es diagnosticado en forma eficaz, ya que las personas se toman a la ligera el impacto que pueden sufrir al realizar un viaje. Sin embargo, si en lo sucesivo recibirás a un visitante procedente de un país que corresponde a otra zona horaria, es importante que hables con esta persona sobre las previsiones que debe tomar para reducir el impacto.

En caso, de que determines que la persona tiene este síndrome, es importante que muestres paciencia ante sus cambios de humor y desorientación. Procura darle tu apoyo, para que consiga adaptarse con facilidad.

Si ves que la persona muestra signos de agotamiento excesivo, entonces invitala a tomar una pequeña siesta (no más de 1 hora). Debes procurar que no se exceda en el tiempo a fin de que pueda ajustarse al nuevo ritmo.

Procura que ingiera alimentos de fácil digestión, su organismo lo agradecerá, ya que su cuerpo se encuentra colapsado y no tiene la posibilidad de trabajar en sus capacidades máximas.

Jet lag en niños

Aunque los niños muestran una capacidad de adaptación superior, es importante que observes en forma atenta su comportamiento, de manera que, si observas algo raro, puedas tomar las acciones pertinentes.

Es importante que establezcas un plan de acción previa que te permite apoyarlo en la que será una nueva rutina para él. Empieza enfocándose en modificar su horario de sueño, y el de las comidas. Si tiene una preparación previa, el impacto no será tan duro, y los efectos negativos serán menores.