Saltar al contenido

cómo superar una infidelidad

Una infidelidad es un acto que viola la confianza que hemos depositado en nuestra pareja, y aunque este término pueda aplicarse en otros contextos, comúnmente su uso se limita más que todo al ámbito de las relaciones de pareja, definiendo así los actos de traición ejercidos por uno (o ambos miembros) de la pareja caracterizados por el establecimiento de vínculos de tipo amoroso y/o sexual con otras personas aun estando dentro de la relación.

Los expertos en el área consideran que ocurrencia de una infidelidad no es una causa en sí, si no una consecuencia que denota problemas más profundos a nivel de la relación, o en un ámbito interno de la persona en particular.

¿Significa una infidelidad el fin de una relación? Si descubriste que tu pareja cometió un desliz en ese aspecto, entonces esta pregunta te debe estar rondando la cabeza. Y la verdad es que no existe una respuesta pre-formulada para eso, ciertamente tendrás que sopesar las posibles opciones, evaluando las circunstancias en las que sucedió la infidelidad y la actitud de tu pareja frente a eso.

El terminar es una de las opciones, pero no es la única. Sin embargo, de seguir adelante debes asegurarte de que has recuperado tu confianza en la relación, antes de elegir permanecer en una nociva relación cargada de rencor y remordimiento es preferible la elección de dar por concluida la historia entre ambos.

¿Por qué me fue infiel?

En una concepción tradicional, las infidelidades se asumían como causas de problemas dentro de una relación, pero adoptando una visión más amplia, podemos afirmar que es muy probable que la relación trajera problemas profundos antes de que una de sus partes decantara por esta decisión. También cabe la posibilidad de que la infidelidad estuviera motiva en conflictos internos inherentes a la persona.

Existen casos puntuales en los que la infidelidad ocurre porque una de las partes desarrolla sentimientos hacia otra persona, en estos casos, aunque sea doloroso no hay nada que hacer, cuando tu pareja se ha enamorado de alguien más tu último acto de amor hacia ella debe ser la liberación del compromiso, y continuar tu propio camino.

Los otros casos los detallaremos a continuación:

Problemas de pareja

¿Estás enamorado de tu pareja, pero sientes que la relación te ahoga? Si es así, la frustración que se puede despertar en ti puede llevarte a cometer un acto de infidelidad. Si sientes que el control que ha asumido la otra persona sobre tu vida, que la rutina te ha absorbido y ya no sientes la emoción de los primeros años, es probable que se despierte un estado de confusión generalizado.

Si tus problemas son más de forma que de fondo, es recomendable que busques solventarlos antes de que adquieran un tinte crónico, porque, aunque el amor te una a alguien, la sensación de vacío puede nublarte la razón.

Si estás seguro de que tu actual pareja es el compañero de tu vida, no pongas en riesgo el bienestar de tu relación por un desliz basado en pequeñeces a las que pueden dar solución como equipo.

Problemas internos

La inseguridad es la principal causa de la infidelidad, tememos ser dañados, por eso a veces actuamos en forma defensiva, previendo una posible falta en el otro. También ocurre por inmadurez e inestabilidad.

Si defines que no te sientes cómodo estando en una relación formal, debes dejar esto en claro antes de vincularte con otra persona, esto evitará que alguien salga dañado. Si eres sincero desde el principio tendrás tu consciencia limpia.

Efectos de una infidelidad

Sucedió, luego de superar el estado inicial de shock entendiste que te estaba pasando a ti, tu pareja, tu compañero cometió un acto de infidelidad y ahora sientes que el corazón se te ha hecho añicos.

La infidelidad es una situación complicada que despierta mucho dolor, y posteriormente puede abrir campo a sentimientos como resentimiento e incluso odio, a continuación, te definimos los principales efectos que puedes esperar cuando eres objeto de una infidelidad:

Culpa:

Tanto si fuiste objeto de una, como si tu pareja te fue infiel, puedes desarrollar un sentimiento de culpa. La duda instaurada en tu sistema sobre las causas de su ocurrencia puede ocasionar que te sientas responsable de la situación, y por lo tanto te preguntarás en que pudiste cambiar tus acciones para no incurrir en ese desenlace.

Inseguridad:

Dudas si eres la persona adecuada para estar en esa relación, incluso puedes llegar a pensar que has perdido tu atractivo físico, te sientes inseguro de todo, y puedes incurrir en prácticas inadecuadas como establecer comparación entre la persona con la que te fue infiel y tú.

Decepción:

Pusiste tu confianza en esa persona, le entregaste tu amor ¿y te hace esto? Obviamente no la verás de la misma manera. La imagen que tenías de esa relación y de esa persona se viene al suelo.

Dolor:

Si en verdad amas a esa persona, el dolor en el pecho puede parecerte insoportable. Debes vivir tu duelo, pasará un tiempo antes de que puedas recuperarte del todo. Una infidelidad es un acto duro de superar, y requiere de tiempo.

Depresión:

Debido al estado de desorientación generalizado que produce esta traición en la persona, y sumado a esto la tristeza, puede decantar en una depresión.

Cómo superar una infidelidad

Si estás pasando este duro proceso, debes sentirte entre la espada y la pared, por una parte, está el deseo de dejar todo esto atrás y amar a tu pareja, y por otro lado está todo el dolor y la decepción que te impiden seguir adelante. Si deseas superar una infidelidad (y esto no quiere decir que necesariamente volverás con tu pareja), sigue estos sencillos consejos de cómo superar una infidelidad que pueden ayudarte a aclarar el panorama:

  • Habla con tu pareja

Debes afrontar el problema y en forma inmediata encararlo con el responsable del acto: tu pareja. Habla con hechos, muestra cómo ha herido tus sentimientos y luego escucha lo que tiene que decir. Sé que es difícil, pero debes tratar de mantener tus sentimientos a raya a fin de que puedas evaluar en forma objetiva las reacciones y gestos de tu pareja.

Es determinante que evalúes el contexto en el que ocurrieron las cosas, y que definas el trasfondo de los actos. Ciertamente, en primera instancia es poco probable que establezcas conclusiones certeras, por eso debes tratar de recopilar la mayor cantidad de información para luego someterla a evaluación.

El propósito de encarar el problema es que liberes el dolor que llevas por dentro, y manifiestes la decepción que sientes, y adicional a esto, te ayudará a pisar tierra sobre la situación real de tu relación, y las posibilidades de reconstruir los daños.

  • Toma un tiempo

Una vez se han puesto las cartas en la mesa, es recomendable que te distancies un poco: necesitas tiempo para poner en orden tus ideas y para reconstruir tu corazón roto.

En ese tiempo debes vivir tu dolor, siente ese dolor y déjalo fluir, no lo contengas, si lo haces jamás te abandonará. Una vez sientas que te has repuesto del dolor, lo que procede es reestablecer la conexión contigo mismo: debes fortalecer tu autoconcepto y reparar el daño que desató la infidelidad ¿Cómo lo puedes hacer? Entrando en contacto con aquellas cosas que definen tu personalidad, haciendo actividades que te llenen de satisfacción, iniciando nuevos proyectos. Este es una etapa para ti, debes sanar antes de considerar algo más.

Una vez que has elevado tu estado anímico estás listo para considerar lo que vas a hacer respecto a tu situación, para ello debes evaluar los factores que rodearon la infidelidad.

  • Reflexión

Es importante que te dediques a evaluar las causas y consecuencias que tuvo la infidelidad en tu vida. Si en este punto vuelve a surgir el dolor, no lo reprimas, permítete sentirlo. Si tu pareja busca establecer contacto contigo, puedes permitirte compartir una taza de café y hablar respecto al tema que los rodea, esto es importante tanto si deseas seguir adelante, como si sólo buscas cerrar el ciclo.

Evalúa todos los eventos previos que pudieron influir, escucha atentamente las razones que tu pareja te ofrece y analízalas, renuncia a la culpa, sin embargo, si determinas que algunas de tus actitudes dentro de la relación contribuyeron a este desenlace, procura tomar esta experiencia para hacerlo mejor la próxima vez.

  • Rodearte de amigos

No te aísles, aunque no sientas deseos de compartir con nadie, elige compartir con tus amistades, así sea poco tiempo. Necesitas retomar la perspectiva, por ello lo peor que puedes hacer es encerrarte en un cuarto con tus pensamientos negros. Si no estás de ánimo para ambientes públicos puedes llamar a tu mejor amigo (a) y aparecerte en su casa con un gran helado para compartir las penas.

  • Evaluar sensaciones respecto a los diversos escenarios

Desconecta tu mente de pensamientos nocivos (para ello puedes recurrir a diversas prácticas de meditación), una vez lo logres evalúa todas las posibilidades respecto a lo sucedido. Visualiza en tu mente los diversos escenarios y evalúa las sensaciones que te producen.

¿Sientes paz estando solo? Entonces concluye la relación. ¿Te sientes mal al pensar en abandonar la relación? Sientes que has personado la falla y que pueden salir de la crisis, entonces toma la decisión de empezar desde cero.

  • Perdona

Tanto si decides continuar, como si estás determinado a terminar, ofrece tu perdón. El rencor es una carga pesada, y si has decidido continuar entorpecerá la reconstrucción de la relación, y si has decidido dejar todo atrás ¿Por qué elegir cargar con resentimiento respecto a algo que debió quedar en el pasado?

El perdón es una elección de libertad, tanto para ti, como para tu pareja.

  • Iniciar una nueva página

Sea cual sea tu decisión, debes empezar a escribir una historia en una página en blanco. En ninguno de los nuevos escenarios resulta favorecedor nublar nuestra perspectiva con el viejo historial. Empieza de cero, toma el aprendizaje que te dejó esta experiencia pero deja atrás el dolor y el daño que infligió en ti.

¿Se acabó la relación?

Como te hemos comentado, una infidelidad no siempre marca el fin de una relación, todo depende de las circunstancias en las que se desarrolló el acto y tu capacidad de aceptarlas como válidas.

De todas formas, es probable que requieras tomar un poco de tiempo para reconsiderar todo lo que está sucediendo, y sobre todo para superar la ruptura interior que has experimentado. Es importante que sea cual sea la opción que decidas tomar, lo hagas bajo la convicción real de que estás haciendo lo correcto.

Si estás en la fase de confusión, y no sabes que hacer, te comentamos los aspectos que debes evaluar antes de tomar una decisión definitiva:

Sinceridad

¿Te confesó su desliz, o sólo lo aceptó cuando le mostraste las pruebas de su engaño? Si lo confesó sin que sospecharas siquiera de que había algo extraño, debes valorar que en efecto fue un error y que desea enmendarlo. Si fuera un patrón de comportamiento habitual, ni siquiera lo mencionaría.

Su sinceridad denota que, aunque actuó en forma errada desea recuperar tu confianza y reconstruir la relación. Esto no implica que no te sientas mal al respecto, de igual manera debes considerar si eres capaz de sobrellevar la situación, pero toma en cuenta que sincerarse en estos casos requiere valentía y amor; recuerda que pudo elegir callar su indiscreción y actuar como si nada hubiera pasado, pero optó el camino de la verdad.

Contexto

Son las circunstancias que rodean el acto las que a veces lo hacen imperdonable. Si se encontraban separados en forma temporal o en medio de una pelea es mucho más fácil de asimilar que ocurriese una infidelidad, que en el escenario en el que ambos se encuentran en apariencia felices.

Descubrir que aquello que pensabas que estaba bien, era una mentira es un golpe duro de sobrellevar, por eso en la mayoría de los casos se considera imperdonable un engaño en unas circunstancias que eran definidas como de bienestar.

Cuando estamos pasando una crisis podemos aceptar que nuestra relación se encuentra en peligro; pero cuando las cosas parecen ir bien, es difícil recuperar la confianza en quien tuvo la capacidad de fingir normalidad cuando estaba perpetuando un engaño.

Significado de la infidelidad

Existen relaciones humanas en las que el vínculo que prevalece es de carácter físico, por lo que podemos llegar a sentirnos atraídos por alguien más en forma temporal, incluso podemos incurrir en acercarnos a una persona en ese sentido sin experimentar una atracción real, a veces las circunstancias pueden envolverte y llevarte a actuar de esa manera.

Si en efecto, detectas que en el acto no hubo una trasfondo o implicación romántica, puedes reconsiderar el otorgar una segunda oportunidad, si determinas que tu pareja está enamorada, lo mejor es que te distancies, no hay nada peor que verse envuelto en un triángulo amoroso.

Repetición

¿Ha ocurrido antes? Si detectas que esta es una acción repetitiva en tu pareja, y que ya le has perdonado otros deslices con anterioridad, es probable que debas elegir cerrar el ciclo. Ya no se trata de un evento que ocurrió en forma casual, si no que ha sido tomado con ligereza, debes abandonar esa relación, no mereces sufrir por la inmadurez e inseguridad de tu pareja.

Objeto de la infidelidad

Los casos en los que tu pareja te es infiel con una amistad cercana, o algún miembro de tu familia, son muy difíciles de perdonar, en estos casos se trata de una infidelidad doble, ya que no solo tu pareja incurrió en hacerte daño, también aquella persona que era de tu afecto traicionó tu confianza.

En este caso debes considerar con lupa si vas a disculpar la falla, ya que tu pareja no fue capaz de respetar el afecto que despertaba en ti esa persona, y trascendió los límites permitidos.

Actitud de tu pareja

Se puso a la defensiva, trató de culparte o asumió su error y mostró un verdadero arrepentimiento, debes mostrarte atento a estos detalles, ya que no deseas elegir estar en una situación de engaño generalizado. La actitud de tu pareja determina en gran medida la posibilidad de trabajar para superar la crisis, si determinas cinismo y negación a aceptar la falta, ¡huye! Esa persona puede hacerte mucho daño.

cómo superar una infidelidad

¿Debo avisar a alguien de la infidelidad de su pareja?

Este mundo es un pañuelo, y un día sin proponértelo puedes ver a la pareja de tu amigo/amiga en actos irrespetuosos con alguien más. Enseguida la duda se instaura en ti ¿Qué debo hacer?

Si le cuentas a tu amigo, es probable que dude de ti, o que piense que se trata de un chisme, y en el mejor de los casos, que crea lo que estás diciendo, en caso de que vuelva con su pareja quedarás en medio de aquella situación problemática.

Por eso debes ser cauteloso, y tantear el terreno antes de proceder; una posibilidad es que dejes saber a la pareja que lo has pillado, si te encara puedes darle tu opinión al respecto, y pedirle que sincere la situación.

Otra posibilidad es que inicies una conversación con la persona afectada, tanteando el terreno, si te manifiesta que está teniendo problemas con su pareja, y que sospecha de una infidelidad, puedes comentarle lo que viste, o tratar de propiciar que los agarre in fraganti.

¿Si cometí una infidelidad, pero estoy enamorado de mi pareja, qué debo hacer?

Cometiste un error, y ahora no sabes cómo enmendarlo. Tal vez actuaste a la ligera, o simplemente te dejaste envolver por las circunstancias, pero de seguro ahora eres consciente de que en temas del corazón las infidelidades se pagan caro.

Si tu pareja desconoce lo que sucedió, debes considerar sincerarte con ella, evita que se entere por terceros que puedan tergiversar la situación, explícale lo que ocurrió.

De esta forma, la otra parte puede considerar a tu favor que no fuiste capaz de prolongar el engaño, y por lo tanto no dudará que en circunstancias similares procediste de la misma manera.

Una vez has hecho de su conocimiento tu error, debes mostrar comprensión, sé que no es sencillo, y que puede ser desesperante la reacción que tu pareja pueda adoptar, pero debes manejarte con empatía ¿Cómo habrías actuado tu en su situación?

Dale su espacio para que asimile lo que ocurrió, pero hazle notar tu presencia con pequeños actos, como pueden ser pequeños detalles, un dulce, una comida, tu apoyo en sus tareas cotidianas. También háblale con sinceridad, y manifiesta tu intención de recuperar la relación.

Escucha sus opiniones, deja que hable de su dolor, mantente lo suficientemente cerca como para sepa que no has decidido continuar el actuando de forma impropia. También debes dejarle claro a la persona con la que incurriste en la infidelidad que no tienes intenciones de que se vuelva a repetir lo sucedido.

Las infidelidades pueden transformarse en fortalezas

No se trata que tomes esto como bandera para serle infiel a tu pareja cada dos por tres, pero si cometiste un error, puedes considerar que es posible enmendarlo. Siempre que en la parte que perpetuó el acto exista el propósito de enmendar su error, y que la parte afectada sea capaz de continuar a pesar del daño, es posible salvar la relación y dejar que este evento como un mal recuerdo pase a formar del pasado.

Las crisis, una vez se superan se transforman en elementos vinculantes que pueden llegar a fortalecer la relación, así que si sientes que tu pareja puede proceder en lo sucesivo en forma diferente, no te limites para intentarlo de nuevo. Aunque el prejuicio nos lleve a creer que el actúa mal una vez, lo hará así todas las veces siguientes, esto es errado. El ser humano puede cambiar su forma su proceder y aprender de sus propios errores para evolucionar.