Saltar al contenido

Cómo superar una entrevista de trabajo

Creo poder asegurar, sin temor a equivocarme, que uno de los momentos que despierta pesadillas y miedos en el ser humano, es ese en el que se enfrenta a una entrevista de trabajo.

En ese momento en que nos enfrentamos a las preguntas inquisitivas de un entrevistador, se puede apoderar de nosotros una sensación de inseguridad tan fuerte, que puede generar sudoración excesiva, y en ciertos casos, inclusive, puede impedirnos articular palabras en forma correcta; esa sensación puede convertirse en nuestro mayor enemigo, por eso debemos prepararnos para presentarnos a la entrevista, si trabajas para tener éxito en la entrevista, te garantizo que lo lograrás.

Si vas a acudir a tu primera entrevista, lo primero que debes considerar es que eres apto para el perfil del cargo al que estás optando, para ello te daremos una serie de consejos que te permitirán desenvolverte con seguridad durante tu entrevista.

Lo primordial en las entrevistas es mostrar seguridad y disposición a hacer el trabajo, aunque no lo creas, en muchos casos la persona encargada de selección de personal opta por la elección de una persona que muestre una alta motivación y disposición a desempeñarse en el área. Con esto no quiero decir que no debes prepararte para acudir a la entrevista, pero te puedo asegurar que la actitud que muestres durante su desarrollo determinará en gran medida que seas, o no, considerado para el cargo. Aprende aquí como hacer una buena entrevista de trabajo: 

Elementos que se evalúan en una entrevista

Si estás leyendo este artículo, muy probablemente te estás preparando para afrontar una entrevista laboral, y el hecho de que lo estés haciendo, es un buen indicio que determina que tienes la disposición de realizar un buen desempeño y tener éxito en hacerte del trabajo.

Antes de explicarte cómo comportarse en una entrevista, te mostraremos cuáles son los elementos que los entrevistadores consideran en su evaluación para que sepas qué no hacer en una entrevista de trabajo:

1. Perfil para el cargo

Vale, muchas veces deseamos desempeñar trabajos para los que no estamos preparados. Es probable que desees superarte y escalar de posición en el ámbito profesional, sin embargo, antes de postularte debes preguntarte ¿Estoy listo para asumir la responsabilidad que requiere este trabajo? Para ello investiga en internet los alcances que debe tener la persona que cubra cargos similares y contrástalo con tus habilidades.

Es aconsejable que personalices tu currículum a la postulación que estás haciendo, esto quiere decir, que debes procurar mostrar las habilidades y experiencias que consideras como antecedentes que te acreditan al puesto. Aunque sientas muchos deseos de quedar seleccionado, por favor, no cometas el error de colocar en tu currículum información y habilidades que no manejas, recuerda que en el momento de la entrevista debes demostrar que todo lo que has colocado en tu currículum es real.

Si en la evaluación previa te consideras apto, haz las modificaciones al curriculum, y resalta aquellas habilidades que te acreditan para obtener el trabajo.

2. Puntualidad

En una empresa es muy importante la responsabilidad y el compromiso de sus trabajadores. Si acudes con retraso a la entrevista, no importará si en tu currículum manifiesta que eres la persona más responsable del mundo. Llega con anticipación y demuestra que tienes interés en resultar seleccionado.

3. Primera impresión

Prepara tu discurso, puedes escribir un borrador sobre la manera en que vas a presentarte.  Recuerda debes mostrar seguridad.

En todo momento debes fijar la mirada en tu entrevistador, esto le dará una buena impresión, también debes cuidar tu apariencia personal, ya que aunque la primera impresión no lo es todo, si esta apreciación es positiva, puede ayudarte a que la entrevista fluya adecuadamente.

4. Expresión

Debes articular con propiedad las palabras, si no tienes una buena expresión hablada, aunque seas una eminencia en el área, puedes perder la opción al trabajo si tu entrevistador no entiende el mensaje que deseas transmitir.

Para ayudarte a ganar seguridad, durante la preparación de la entrevista, puedes desarrollar resúmenes sobre tu experiencia en cada área, de esta manera tendrás un esquema en la mente y a la hora de presentar tus ideas al entrevistador lo harás en forma correcta.

Debes modular las palabras en forma correcta, si lo haces en forma atropellada, dejarás ver que te encuentras nervioso.

5. Sinceridad

Muchas personas cometen el error de creer que, si mienten respecto a su experiencia y habilidades, tienen mayor posibilidad de impresionar al entrevistador. No es así, en temas laborales, es más apreciada la sinceridad que un currículum basado en mentiras que no sabes sustentar.

Encuentra tus puntos fuertes, y presenta una propuesta de cómo con tus habilidades puedes desempeñarte en el trabajo.

6. Lenguaje corporal

Como es bien conocida la tendencia de muchos a mentir en su hoja curricular, los entrevistadores buscarán en todo momento cualquier indicio de que se está mintiendo. Es por ello que debes mostrar una postura relajada y mirar en todo momento a la persona que te entrevista.

Debes mantener tus manos a la vista, y procurar mostrar las palmas cuando estás exponiendo un punto; en temas de estudio de lenguaje corporal se ha determinado que la persona cuando se expresa con sinceridad tiende a mostrar las palmas de sus manos.

Sin embargo, si estás muy nervioso, y piensas que puedes incurrir en movimientos exagerados lo mejor es colocar tus manos en forma estática en tu regazo.

Cómo superar una entrevista de trabajo

Ya sabes cuáles son los aspectos en los que pondrán la lupa los entrevistadores el día de tu entrevista, ahora te daremos los tips para una entrevista de trabajo exitosa que puedes aplicar para brillar en la evaluación de cada uno de los aspectos antes mencionados:

1. Usa una vestimenta con la que te sientas cómodo

El primer paso para saber como preparar una entrevista de trabajo, es el aspecto personal el cual es muy importante, por ello debes elegir un atuendo que represente la imagen que deseas transmitir. La ropa debe ser sobria, y en cierta forma elegante, sin embargo, debe conferirte seguridad, debes evitar atuendos que te hagan sentir “disfrazado”, muchas personas piden consejos a terceros sobre la ropa que deben llevar, sin embargo, al ponérsela se sienten incómodos.

Debes entender que el control lo tienes tú, y debes vestir de una manera que te haga sentir cómodo. Debes evitar atuendos que sean muy informales o que resulten demasiado reveladores. Recuerda que debe existir cierto código de formalidad.

2. Llega con unos minutos de antelación

Si tu entrevista es digamos a las 9 am, planifícate para estar ahí por lo menos a las 8:45 am. Ese tiempo de antelación te permitirá aclimatarte con el sitio, y te permitirá hacer un repaso un mental de los temas que abordarás en la entrevista.

No hay nada peor que acudir a una entrevista bajo la sensación de nervios que produce el estar retrasado.

3. Da una imagen de confianza

Llegó el momento de enfrentarte al entrevistador (o entrevistadores), cuando ingreses a la sala donde efectuarás la entrevista da los buenos días y estrecha la mano de ellos haciendo tu presentación. Esto demuestra que eres una persona capaz y con seguridad en lo que hace.

4. Resalta tus puntos fuertes

Previamente en tu currículum debiste mostrar información sobre tus puntos fuertes, ahora en la entrevista debes enfocarte en ellos, demuestra que los dominas expresándote con propiedad y presentando anécdotas al respecto.

Si existe algún tema que no domines del todo, y tus entrevistadores te inquieren al respecto, no te azores, y responde con sinceridad que no estás del todo familiarizado al respecto, pero manifiesta que si te dan la oportunidad tienes la mejor disposición de aprender sobre el tema.

5. Investiga sobre la empresa

Un aspecto que da buena impresión en el ámbito de las entrevistas laborales, es que muestres conocimiento sobre el área en que desempeña la empresa a la que estás optando. Eso te dará puntos extras, y demostrará que verdaderamente estás interesado en el puesto, y que eres una persona que se preparar para alcanzar sus objetivos.

6. Usa un lenguaje formal

En todos los ámbitos laborales, el uso de un lenguaje formal, da un toque de respeto y profesionalismo. Evita el uso excesivo de términos y expresiones coloquiales, y bajo ninguna circunstancia incurras en el uso de vocabulario soez.

7. Ofrece razones para ser contratado

Da una impresión de compromiso y dedicación, dales razones para contratarte estableciendo pautas y metas que te propondrías de ser asignado al área. Demuestra que tu eres la persona indicada para el puesto, sé convincente en tu argumento.

Para evitar incurrir en ambigüedades, o para no decir cosas que te desfavorezcan, puedes preparar con anterioridad un escrito que abarque las metas que te plantearías alcanzar desde el desempeño de ese cargo. De esta manera, sonarás convincente y seguro a la hora de expresar tus razones frente a tus entrevistadores.

8. Repasa tu currículum

Aunque es algo lógico, muchas personas obvian este detalle. Es muy importante que todo lo que se encuentra en tu currículum lo manejes al detalle, si no te consideras preparado respecto a algún tema expuesto en él es preferible que lo retires antes de enviarlo.

Escribe tu defensa de la información que presentas en el currículum, ya que en base a esta se desarrollará el cuestionario de tu entrevistador. Ve un paso adelante, y plantéate las preguntas que puedan realizarte, ¡prepárate y saldrás exitoso!

9. Que la experiencia sea tu bandera

Si ya has desarrollado trabajos similares, o en los trabajos que has efectuado has adquirido habilidades que pueden servirte para tener un buen desempeño en el área, manifiéstalo en tu entrevista. Demuéstrale que te desempeñarás con pericia en tu puesto de trabajo.

cómo superar una entrevista de trabajo

Cuidado con la postura que adoptas

Aunque no lo creas, la postura de tu cuerpo da información adicional sobre tu personalidad. Esta confiere un mensaje que si no eres cuidadoso pueden restarte puntos en la evaluación que desarrolle el entrevistador. A continuación, te explicamos los principales elementos sobre los que debes poner cuidado:

  • Postura de la espalda:

    Si estás desgarbado transmites un mensaje de inseguridad, debes cuidar adoptar una postura erguida, aunque esta no debe ser demasiado rígida, porque de ser así darás la impresión de que no te encuentras a gusto.

  • Brazos:

    Representan un escudo ante las situaciones que nos vemos obligados a enfrentar, si los cruzas das la impresión de estar cerrado e incómodo en el contexto en el que te encuentras. Esto podría limitar el tono en que se desarrolle la entrevista.

  • Manos:

    Son señal de sinceridad, los estudios al respecto han demostrado que las personas cuando hablan con sinceridad dejan ver las palmas de sus manos. Otro aspecto que debes cuidar es la presentación de tus uñas, si tienes el mal hábito de morderlas, contente el día de la entrevista. Morder las uñas no sólo le resta estética a tu presentación, también te hace parecer ansioso e inseguro (y aunque muy probablemente lo estés no dejes que las personas que te evalúan se den cuenta de eso).

  • Ojos:

    Son la puerta a alma, aseguran algunos, y los estudios realizados al respecto establecen que las personas cuando mienten, o ocultan algo evitan mirar a los ojos, o pestañean con frecuencia. No se trata de que seas exagerado al respecto, pero debes procurar mirar a la cara de tu entrevistador, si no lo haces puedes obtener una evaluación negativa.

Errores más comunes en las entrevistas

Ya sabes en qué aspectos se enfocará la evaluación de tus entrevistadores, también te dimos consejos respecto a lo que debes hacer para ser exitoso en la entrevista, ahora te vamos a explicar lo que NO se debe hacer en la entrevista. Sabemos que pueden atacarte los nervios, y para que no cometas equivocaciones, a continuación, te mostramos los fallos más comunes en las entrevistas:

1. Excesiva confianza

Muchas personas en un intento de romper el hielo y salvar las distancias con los entrevistadores tienden a adoptar una postura demasiado relajada, y a transgredir los límites autoimpuestos entre la figura del entrevistador y el entrevistado.

Más allá de un apretón de manos cordial, no debes establecer otro tipo de contacto con la persona que te entrevista, debes recordar que esta persona te está evaluando, y debes comportarte con respeto.

2. Atuendo revelador

Es loable que quieras mostrar tu personalidad en pleno a través de la ropa que vistes, sin embargo, debes mantener ciertos códigos de vestimenta a la hora de presentarte en una entrevista. Debes evitar mostrar demasiado, recuerda, el secreto es un atuendo sobrio y elegante.

3. Lenguaje coloquial

Otro error común cometido en un intento de salvar las distancias es el uso de un lenguaje demasiado informal. El efecto de esta decisión es opuesto, y da mala impresión. Como mencionamos anteriormente, en los ambientes laborales debe imperar un tono formal.

4. Incongruencias

Debes evitar ambigüedades en tu discurso, no hay nada que de peor impresión que el detectar incongruencias en una entrevista. Por eso es importante que en todo momento seas sincero y evites dar una imagen de tu persona que no es real.

5. Ataque de pánico

Cuando el miedo te ataca con fuerza puede paralizarte, la técnica consiste en estar preparado. Si prevés las situaciones a las que te puedes enfrentar en la entrevista, no te pillarán desprevenido.

¿Y si la entrevista resulta un desastre?

Vale, esta es una posibilidad, y, de hecho, creo que todos alguna vez hemos acudido a una entrevista donde las cosas no han ido bien. Si te ocurrió esto, no te desanimes, y en lo que pase el sabor amargo del fracaso, levántate toma papel y lápiz y anota todo aquello que consideras fue un error.

Posteriormente trabaja sobre tus puntos débiles, prepárate y vuelve a postular para obtener oportunidades de entrevistas. Los errores no determinan que seas un fracaso, por el contrario, ofrecen oportunidades de obtener un aprendizaje y evolucionar.

Si fallaste, no te enfrasques en el fracaso para hacerte a un lado y abandonar tu posibilidad de desarrollo. Replantea tus objetivos, aprende a cómo superar una entrevista de trabajo, mejora tu currículum, hazte consciente de tus habilidades y enfréntate a nuevas entrevistas. ¡Puedes lograrlo!