Saltar al contenido

Cómo superar un divorcio

Creo que nunca nadie pensó que el “…y vivieron felices por siempre” podría terminar en un juzgado con abogados tratando de salvar la mayor parte de tu patrimonio.

Superar una separación puede resultar un proceso largo y complejo, son muchas las cosas que deben enfrentarse. Al respecto, el famoso poeta Pablo Neruda acotó en uno de sus poemas “es tan corto el amor, y es tan largo el olvido”. Por ello es común encontrar que las personas que atraviesan un proceso de divorcio suelan manifestar que hubieran preferido no haberse enamorado jamás.

Si estás atravesando por este proceso este artículo te será de utilidad ya que te explicamos todo lo que necesitas saber para enfrentar un divorcio no deseado: 

¿Qué es el divorcio?

El acto legal que disuelve la sociedad que estableciste con una persona por concepto de una relación matrimonial se conoce como divorcio.

El principal problema que enfrentan las parejas que atraviesan esta etapa, es que además del desgaste emocional que acarrea separarte de tu pareja, debes mantener la mente fría para proceder en forma coherente, ya que la separación de cuerpos es la parte fácil, ya que obedece a un mero acto de voluntad. El problema se presenta cuando a la hora de superar un divorcio toca establecer acuerdos respecto a los bienes en común, la custodia de los hijos, ¿Quién se queda con el perro?

El divorcio presenta una etapa de negociación, en la que se requiere se establezcan acuerdos entre las partes, el problema es que la disposición a llegar a acuerdos de las partes no siempre es buena, entonces deben ocurrir largas sesiones de peleas antes de llegar a un punto de conciliación.

Efectos del divorcio

Cuando nos divorciamos sufrimos una gran lesión emocional, y el estado de ánimo puede acarrear consecuencias dolorosas en la persona. Los estados de tristeza nos hacen vulnerable a desarrollar enfermedades, y además de esto, la depresión nos lleva a perder el apetito y los efectos de una mala alimentación a nivel de homeostasis son graves. Se ha tomado registro que, en casos graves, las personas que atraviesan un divorcio pueden desarrollar algún desorden alimenticio.

El aislamiento es tendencia natural en las personas que atraviesan esta dura etapa, y producto de ello pueden ver incrementados los efectos de las lesiones emocionales tales como son los desórdenes en el sueño y la depresión.

También es posible que la persona divorciada desarrolle una actitud irritable, a modo de coraza para impedir que el entorno tome parte en su situación.

Otro caso común, es que las personas durante esta etapa se refugian en sustancias estupefacientes tales como alcohol, cigarrillos y en casos extremos drogas. Al ejercer efectos sobre el estado de ánimo, es una opción atractiva para una persona que se encuentra lesionada emocionalmente y no sabe cómo solucionar.

¿Por qué nos casamos para empezar?

Algunos quieren creer que el matrimonio es una decisión basada en el amor, sin embargo, en un sentido práctico el matrimonio es un contrato con cláusulas que protegen la vida marital, por lo tanto, es un hecho social, no un acto de amor. Se trata de poner en orden ante la sociedad civil tu situación personal, y muchas personas optan por firmar el contrato para proteger el futuro de sus hijos, y por darles una situación estable.

Nos casamos por expectativas familiares, religiosas y personales; y erróneamente consideramos que el matrimonio establece un vínculo fuerte que no se diluye, pero es absolutamente falso, si no experimentas un vínculo real con tu pareja antes de casarte, la firma del contrato no mejorará las cosas.

Sin embargo, es parte de las experiencias que vive el ser humano una vez alcanza su etapa de adultez: madurar, tener una relación, luego casarse y formar familia.

¿Por qué no funcionó?

¿Qué hice mal? Incluso si fuiste tu quien tomó la decisión de iniciar el proceso de separación legal, es probable que la culpa te invada constantemente y te preguntes por qué salió mal.

Cuando te casas y decides compartir tu vida con alguien, debes adoptar actitudes maduras, porque no es sencillo convivir con alguien, mucho menos es tarea fácil el establecimiento de un sistema en el que ambos se sientan cómodos. Casarse implica renunciar al ego, ya que debes entender que no se trata de ti como ente individual, ahora “ambos” es la palabra que define tu vida. Debes crear un contexto común, si no tarde o temprano las cosas dejarán de funcionar.

Una causa frecuente que puede concluir en divorcio, es el matrimonio por complacer requisitos sociales, como es el caso de las parejas que conciben un hijo fuera del matrimonio, y se deciden a contraer nupcias por temor a las opiniones de la sociedad, en especial del círculo familiar. Si no estabas listo para casarte porque aún deseabas vivir tu libertad, es probable que nunca te adaptes a la vida familiar.

Otro factor que puede traer problemas, son los matrimonios por resignación. Sentías que esa persona era tu último tren, y si lo perdías te tendrías que enfrentar a una vida de soltería perenne. Si no tienes un vínculo amoroso con la persona que está a tu lado, será muy difícil desarrollar una vida familiar.

Incluso si te casaste enamorado de tu pareja, un día las cosas se pueden ir a pique, y el amor que los unió puede dejar de ser tan fuerte, y el tedio y la presión de la vida social puede resultar mayor, llevándolos a un punto de colapso.

Es difícil definir cuáles son los pasos a seguir para lograr un matrimonio exitoso, hasta el punto que sólo podemos especular al respecto, ya que lo que a muchos le resultó, en otros ha sido un desastre. Es que incluso cuando ambas partes tienen la mejor disposición de que funcione, muchas veces no lo consiguen.

cómo superar un divorcio Cómo superar un divorcio por infidelidad

Ocurrió la ruptura, es decir nos separamos físicamente de aquella persona que fue nuestra compañera de vida, con la que establecimos proyectos y soñamos alto. Ahora todas aquellas promesas parecen haber sido llevadas por el viento, y en el pecho se instaura una sensación de amargura.

Estás herido, no sabes qué hacer, dónde fijas tu vista encuentras a esa persona, incluso en ti mismo encuentras parte de su esencia. Es duro revertir aquella conexión, que, aunque fuera débil, al fin y al cabo, fue un vínculo con el que viviste durante el tiempo que duró el matrimonio.

Se puede decir que has superado la ruptura, una vez que puedes poner tus pensamientos en ello, sin sentir un nudo en la garganta, el camino es largo y duro, pero a continuación te mostramos lo que debes hacer para superar tu divorcio.

1. Entender que terminó

Lo más difícil de la ruptura matrimonial es aceptar que ha ocurrido, no es sencillo asimilar que todo ha terminado. De hecho, muchas personas optan por vivir en estado de negación, guardando el espacio a su lado en la cama, esperando que su pareja regrese.

En primer lugar, debes determinar si la ruptura es definitiva, o si se trata de una pelea que tarde o temprano encontrará solución, si no hay vuelta de hoja, y se ha determinado causas de peso para no volver atrás, te sugiero que dejes de guardarle la cena. Asume que tu relación terminó.

Es doloroso, y muchas veces sentirás que se te parte el corazón, pero una vez que vivas el duelo, volverás a sentir paz.  Algunas personas optan por realizar cambios en su entorno, ya que afirman esto les ayuda a asimilar que están iniciando una nueva etapa. Permanecer sumido en las mismas condiciones pueden atraparte en un estado lamentable.

2. Cambia tu look

Es probable que sientas tu autoestima en el suelo, después de todo si tu relación fue un fracaso puedes llegar a pensar que hay algo mal en ti. No es así, las relaciones terminan por causas de fuerza mayor, que muchas veces escapan de tu comprensión y alcance.

Es importante que recuperes la confianza, y si tu pareja no te supo apreciar, no dejes que eso afecte tu auto-concepto. Proyecta una imagen nueva y renovada, demuéstrate a ti mismo que estás dispuesto a afrontar esta nueva etapa con buena cara, aún si sientes que estás muriendo por dentro, no dejes que el estado de depresión te atrape.

3. Reúnete con amigos

La soledad y el aislamiento son tus peores enemigos, si optas por encerrarte serás hostigado por tus peores pensamientos. La ansiedad será tu compañía, y nada bueno saldrá de eso. Por eso es recomendable que te rodees de gente que te aprecie, y esté dispuesta a apoyarte en esta dura etapa.

4. Haz cosas nuevas

Tienes años deseando tomar ese crucero, pero tu rol en el matrimonio te impedía salir de la rutina, pues llegó el momento apropiado para tomar tu espacio. ¡Lo necesitas! Toma un nuevo aire, renuévate, aclara tu mente y luego vuelve con una nueva perspectiva para afrontar el asunto.

5. Replantea tus metas

Como producto de la ruptura debes revertir la unificación que una vez propiciaste entre tu y tu pareja, llegado este punto es necesario que traces un nuevo plan, para ello debes preguntarte qué deseas, y cómo vas a hacer para conseguirlo. El desarrollar un nuevo plan te brindará seguridad, nuevamente te sentirás confiado del proceso de la vida, y ya no serás asediado por la terrible sensación de que has quedado en el aire.

6. Cierra las puertas al pasado

Una vez has superado la etapa del luto, debes hacer el cierre del ciclo, esto es muy importante ya que te abonará el camino. Debes evitar dejar cabos sueltos, que en circunstancias futuras entorpezcan tu avance. Si has cerrado el capítulo debes dejar ese libro atrás para poder abrir uno nuevo.

Arrastrar con el pasado sobre tus hombros impedirá que sanes del todo, y puede llevarte a desarrollar rencores e incluso odio. Tu último acto de amor hacia aquella persona que fue tu pareja es dejarlo ir, y para ello debes soltar el pasado.

Cómo superar un divorcio cuando aun se ama: acciones que te dañan

Estás herido, no sabes como salir del hoyo, es natural que en tiendas a actuar en forma visceral, pero he de advertirte que las acciones vengativas son como un boomerang y tienden a retornar.

1. Venganza

 Deseas hacerle sentir un poco del dolor que ahora tu estás experimentando. Por eso decides tomar la actitud de darle a probar una cucharada de su propio jarabe. El problema es que con el paso del tiempo, tu mismo te verás afectado por tus acciones, y esto te hundirá más, la venganza lejos de ser un instrumento de liberación, es una acción que te ata a tu pasado; opta por el perdón y obtén la recompensa de la libertad.

2. Odio

Del amor al odio hay un paso, así lo reza el dicho. Esto es absolutamente cierto, y el amor no correspondido puede conducir a sentimientos de odio. Pero el odio es como una espada de Damocles, y tarde o temprano terminarás dañándote a ti mismo.

Crear una mala imagen de tu ex pareja: Como todo se acabó consideras que ha llegado el momento de exponer detalles íntimos de tu relación con quien esté dispuesto a prestarte sus oídos.

Esta acción habla peor de ti que de tu ex pareja, y además de todo, si tienen hijos en común, les harás daño al hacer una mala imagen de una persona a la que también aman.

3. Iniciar una relación

Aunque llegado su momento debes darte la oportunidad de rehacer tu vida, iniciar una relación en medio de un divorcio es un grave error. Vale, estás vulnerable y necesitas un hombro para llorar tus penas, pero piensa un poco en las consecuencias.

4. El divorcio es una transición

aún no estás del todo libre del vínculo con tu pareja anterior, imagínate cómo te vas a sentir cuando te des cuenta de que has desarrollado sentimientos por dos personas diferentes. Quítate ese choque y toma las cosas con calma, llegado su tiempo volverás a iniciar una relación, y esta vez será porque estarás involucrado con la otra persona, no porque requieras un bastón.

5. Pedir a tus hijos que tomen partido

No debes someter a tus hijos a la dura decisión de elegir entre cual de sus padres está en lo correcto, ellos los aman y necesitan a ambos, debes ser comprensivo en ese aspecto y tratar de mantenerlos al margen del litigio, ya suficiente mal la ha pasado por tener que perder su rutina habitual.

¿Qué hago? Mis padres se están divorciando

Seguramente estabas espiando detrás de la puerta mientras tus padres de nuevo entraban en discusión, y de repente ves que uno de ellos sale con una maleta y dice ¡nos vamos a divorciar!… en ese momento el mundo dejó de girar para ti.

Miles de preguntas rondan tu mente, todas ellas giran sobre el mismo punto: como superar un divorcio con un bebé ¿Y ahora qué hago?

El divorcio es una etapa dura, incluso para ti. Es cierto, que ninguno de tus padres se puede separar legalmente de ti, pero aún así la perspectiva de los cambios que vienen de ahora en adelante es difícil de afrontar. Pero no temas, para ti sólo se trata de una etapa de transición, y aunque ahora vendrán cambios, tarde o temprano las cosas se equilibrarán de nuevo.

Es doloroso, y debes hacérselo saber a tus padres, sin embargo, no cometas el error de tomar partido, debes amar a ambos por igual, y procurar en lo posible mantener la relación con ellos.

El divorcio un nuevo inicio

En el momento en que estás atravesando por la dura etapa del divorcio no eres capaz de comprender por qué está sucediendo, te sentirás desdichado y sufrirás tanto que durante el proceso de superar un divorcio muchas veces ni podrás levantarte de la cama. Sin embargo, con el paso del tiempo comprenderás que si el divorcio se llevó a cabo es porque tú y tu pareja debían tomar nuevos caminos.

Lo mejor es lo que sucede, en estos momentos no eres capaz de entenderlo, pero en lo sucesivo se presentarán ante ti nuevas oportunidades de evolución, y con el tiempo entenderás que esta fue una enseñanza necesaria en tu vida.

Cierra tus ciclos, libérate de malos sentimientos y deja ir el pasado. Recuerda que en algún momento te uniste a esa persona por amor, no permitas que el odio manche lo que en algún momento te llenó de felicidad.

Poco a poco construye nuevas realidades, es parte esencial de sobrevivir a un divorcio hazte del control de tu vida, y convierte esta etapa en una fortaleza. Confía en que poco a poco lo superarás