Saltar al contenido

Cómo superar los complejos

Las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, la forma como nos percibimos, el amor que nos tenemos es la clave  fundamental para nuestra inserción armónica en el mundo.

Con frecuencia utilizamos expresiones descalificadoras, quizá de alguna manera buscando el refuerzo positivo de los demás. Solemos usar expresiones tales como: ¡es que estoy gorda! ¡Es que soy fea!, ¡no me gusta mi nariz!, ¡todos se burlan de mí!, ¡no soy buena para eso!,  entre otros muchos defectos que nos podemos buscar.

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de auto fortalecerse o debilitarse, en base a su comunicación intrapersonal,  esto es la forma en que nos referimos a diario a nosotros mismos; un ejercicio importante que todos podemos hacer para descubrir y aceptar que tal andamos en este aspecto es escuchar la forma en la que nos referimos a nosotros mismos qué mensajes emitimos en forma constante ¿son mensajes que afirman nuestras potencialidades? O por el contrario que refuerzan nuestras limitaciones; Y más allá de lo que decimos está lo que pensamos, pues podemos decir maravillas acerca de nosotros, pero si esas palabras no están respaldadas por una creencia firme de pensamiento, no sirve  de nada.

La forma como nos relacionamos con el mundo, por decirlo de alguna manera, está previamente establecida, nosotros ponemos la base y la capacidad de decidir cómo me veo a mí misma, así también me verá el mundo, pues eso será lo que yo proyecte.

Cada ser humano tiene, dentro de si el poder  de orientarse hacia las buenas relaciones con su entorno, que a su vez son las que nos pueden devolver prosperidad en el resto de los aspectos de nuestra vida, pero ese poder solo puede ser ejercido desde dentro de cada uno de nosotros. Nuestros pensamientos crean nuestros sentimientos y estos determinan el orden de nuestra vida,  en cuanto a que vivimos en base a esos sentimientos y creencias. Los complejos son creencias limitadoras acerca de nuestro ser y de sus capacidades y habilidades que vienen dadas desde la falta de aceptación de lo que somos y los que podemos hacer con eso que determina además  y de la forma como otros nos perciben.

¿Qué son los complejos?

El primera paso para aprender a cómo superar los complejos, debes saber qué son los complejos: la mente humana es un mundo en sí misma, en ella se encierran misterios difíciles de definir cuyas soluciones, muchas veces radican en la voluntad, que proviene de dentro de nosotros mismos y cuya conciencia es fundamental para superar cualquier situación en nuestra vida, por difícil que esta parezca.

Este término fue introducido por el psiquiatra Carl Jung, para designar a el conjunto de deseos y recuerdos, en gran medida inconscientes que ejercen una influencia dominante sobre la personalidad del individuo.

Los Complejos son formas distorsionadas de percibirnos a nosotros mismos,  basadas en juicios rígidos de lo que somos y reforzadas al querer erróneamente, equiparar a los patrones de perfección que nos oferta la sociedad, sobre todo, auspiciado por el comercio de imágenes de belleza con frecuencia irrealizables. Los estereotipos que la sociedad nos impone, en cuanto a inteligencia, belleza, forma física, entre otros hacen que muchas personas creen complejos al sentirse fuera de la norma o estándar establecido para cualquier aspecto de nuestra forma de ser.

Los complejos hacen que al sentirnos diferentes a los patrones sociales impuestos, nos sentimos disminuidos, inferiores y hasta anormales; cuando solo somos diferentes Estas distorsiones y rigideces de nuestra mente nos llevan con frecuencia a establecer comparaciones absolutamente absurdas y carentes de asidero lógico. Los complejos en pocas ocasiones tienen relación con la realidad, pero lo importantes es identificar el problema y cambiar el esquema de pensamientos negativos por positivos. Los complejos son elaborados por nuestra mente, ante algún aspecto de nuestra persona que nos diferencia de los demás. En la mayoría de los casos son pensamientos irracionales que la persona sobrevalora e incluso se vuelve una fijación, una idea obsesiva que condiciona negativamente su vida.

Los complejos constituyen una barrera para el desarrollo de nuestra personalidad. Los complejos son prejuicios personales, juicios rígidos y despiadados acerca de nosotros mismos. Desde el punto de vista psicológico los complejos son particularidades individuales, producto de nuestras experiencias, vivencias y el tiempo como parte de un todo global que define cierta actitud.

Los complejos pueden llegar a influir  y condicionar la vida de quien los padece, incluso lo coloca al margen de la vida y del disfrute de determinadas situaciones.

Factores condicionantes en la formación de complejos

Los seres humanos, somos seres de naturaleza múltiple y única a la vez, en nuestro ser coexisten la parte biológica, la parte psicológica y la parte social; en el caso de los complejos, cuyo origen quizá sea biológico,  la parte más relevante en su aparición y desarrollo son los factores social y el psicológico. Cada uno de estos aspectos encierra, a su vez un complejo de aspectos que vamos s revisar.

Uno de los factores más relevantes y determinantes en la formación  de un complejo que es un trastorno de conducta, es aprendido es el entorno familiar pues los mensajes que este entorno envía al individuo, el sentimiento que le transmiten es donde nacen, crecen y se fortalecen los complejos. La falta de apoyo y atención, lo que se le dieces y el cómo se le dice, hace que la persona crezca carente de autoestima y amor propio, pues en la edad temprana son los padres quien nos deben nutrir estos sentimientos.

El ambiente escolar. Es otra interacción y el segundo modelo social después de la familia a la que se enfrenta un ser el ser humano, a raíz de esto nos convertimos en personas acomplejadas y de baja autoestima, la escuela es un espacio en el que las personas somos víctimas de burlas por parte de otros niños y hasta de otros adultos por nuestros  supuestos defectos físicos, psicológicos o de cualquier otra naturaleza.

Estos supuestos defectos o aspectos característicos nuestros hacen que nos sintamos diferentes y  que algo está mal en nosotros y nos hacen encontrar, no solo la burla, con su consecuente sentimiento doloroso, sino también apodos.

Otro factor muy importante a tener en cuenta es la sociedad, que marca modas, estándares,  tendencias y estereotipos de belleza que no se corresponden con la realidad. Esto provoca que las personas, al sentirse diferentes y alejadas de estos patrones que la sociedad impone creen complejos.

Tipos de los complejos, según sea su naturaleza

Como dijimos anteriormente, los complejos pueden ser de naturaleza física o psicológica.

Los complejos de naturaleza físicas

¿Qué son complejos fisicos? Son quizá los más frecuentes que existen, y aunque de una misma naturaleza, son muchos y diversos. Los complejos físicos están determinados por un gran repertorio de rasgos de nuestro aspecto que no terminamos  de aceptar o no nos gustan por no cumplir con los estándares externos que la sociedad nos impone.

Así entre los trasgos que más suelen acomplejarse están: la nariz grande, por ser ancha, prominente, quebrada o de otra forma; las orejas grandes bien sea por las dimensiones o por su forma, mucha gente sufre por sus orejas que busca ocultar; nuestra estatura, piernas delgadas o piernas gordas, condicionan el usar o no cierto tipo de prendas; el vello corporal, muchas personas rechazan el hecho de tener abundante vello corporal, o tenerlo oscuro; nuestras cejas, por ser pobladas o despobladas juntas, escasas o muy separadas; el pelo por su color, por ser liso o crespo por ser escaso o abundante;  en el caso de las mujeres, los  senos, por ser  prominentes o excesivamente pequeños, y uno sino el más generalizado es el sobrepeso, el estoy gorda, porque no cumplo con los estándares de las modelos comerciales, o la forma del cuerpo que no aceptamos. Aprender a como superar los complejos del cuerpo es uno de los retos más grandes que sufre la generación de la actualidad. 

Complejos de naturaleza psicológica

Según los psicoanalistas  las personas con desórdenes psicológicos son aquellas que los complejos han afectado profundamente su conducta. Los complejos psicológicos más frecuentes son la timidez, el complejo de inferioridad  y el de superioridad, el complejo de Edipo, el de Electra.

Cómo superar los complejos

Lo más importante para superar un complejo es aprender a: amarnos en primer lugar a aceptarnos tal y como somos y por encima de nuestras limitaciones, además a darnos el valor que tenemos por ser únicos e irrepetibles distintos  de los demás, pero iguales en dignidad.

El cómo eliminar complejos físicos es algo que depende de ti, y del esfuerzo que estés dispuesto a hacer, así que podemos comenzar por preguntarnos ¿Cuánto esfuerzo estamos dispuestos a hacer para revertir las concepciones que nos atan y nos deprimen?. Comencemos con una pequeña lista de tareas:

1. Amarse uno mismo

Amarse uno mismo es una aventura maravillosa que nos puede ayudar, no solo a superar los complejos sino a fortalecernos como personas y a aceptarnos, que implica dejar de sufrir por lo que otros piensen o digan. Amarse es un proceso que implica centrarnos más en lo que somos desde la aceptación para ser felices, para amarnos vamos empezar desde:

2. Dejar de criticarnos

Quizá nuestro entorno nos haya formado de esa manera y hayamos aprendido a criticarnos destructivamente, pero haciendo conciencia de ello y proponiendonos cambiar podemos lograrlo. Somos normales y aceptables.

3. Dejemos de asustarnos 

Nuestros pensamientos nos infunden temores y nos hacen imaginar las situaciones peores de lo que son.

4. Seamos amables, cariñosos y pacientes con nosotros mismos

Siembra en tu mente pensamientos positivos y amables con respecto a ti mismo, riegalos, abónalos, remueve la tierra cuando se endurezca, retirar la maleza (pensamientos negativos) que asfixia las semillas de pensamientos positivos y se paciente y cada día con amor cultiva tus expresiones de amor hacia ti mismo.

5. Aceptemos nuestros errores y veámonos como oportunidades para aprender y crecer

Si has decidido  aprender a amarte, ten paciencia pues el modelo de crítica y rechazo tiene tiempo instalado en ti, y aunque estas decidido a retirarlo hay restos resistentes que subyacen en el interior de tu mente subconsciente.

6. Elógiate, levanta tu espíritu a través del elogio

Si durante un espacio importante de tu vida te dedicaste a lastimarte con crítica y concepciones erradas sobre ti, es justo que ahora busques aquellas cosas que están dentro de ti, que te gustan para elogiarlas fortalecerlas y centrarte en ellas.  

7. Apóyate

Apoyarte significa echar mano de aquellas personas que en tu entorno están dispuestas a ayudarte y las que posean las herramientas para hacerlo. Acude a tus amigos. Es muestra de fortaleza el pedir ayuda cuando la necesitamos.

cómo superar los complejos

8. Amemos nuestros supuestos defectos

Solo desde la aceptación se puede revertir una realidad. Sea lo que sea aquello que no te gusta de ti, acéptalo, y amalo observa si lo puedes cambiar y si es así, decídete y hazlo ya, si no, vas a tener que aprender a vivir con eso.

9. Cuida tu cuerpo

Observa aquellas cosas que están haciendo con tu cuerpo y que le pueden resultar perjudiciales. Cuida tu cuerpo amalo, aliméntalo con amor; vigila lo que metes dentro de él; y tratado con amor, es tuyo y con él tendrás que vivir hasta el último de tus días.

Una vez que hayamos crecido, aunque sea un poco en el amor hacia nosotros mismos todo lo demás será más fácil y comenzaremos de la siguiente manera:

10. Empieza por convencerte a ti mismo que ser diferente no es ningún problema

No es nada grave tener alguna característica peculiar. Analiza si tu problema bien solución y si realmente lo puedes cambiar, comienza a hacerlo y no esperes más. Comienza por mirar la realidad desde otra óptica.

11. Aprendamos a ser los dueños de nuestro mundo interno

Controlar y organizar nuestro mundo desde el pensamiento, nuestra propia concepción debe estar para nosotros por encima de la de los demás. Aprender a  dar el justo valor a lo que piensen los demás, a entender que, aunque lo piensen o sientan los demás, eso no quiere decir que eso sea importante ni relevante. Es solo eso la percepción del otro.

12. Aprender que aunque tengamos defectos somos perfectos

Nuestros pensamientos controlan nuestra vida, pero nosotros tenemos la capacidad de elegir lo que queremos pensar, es así que elige pensar en positivo porque es la clave para ser feliz y solo depende de ti.