Saltar al contenido

Cómo superar los celos

El tema de los celos enfermizos es bastante ambiguo y despierta variedad de opiniones, existen personas que tienen la firme creencia de que “celos son una muestra de amor” mientras que otros defienden la postura de que estos son indeseables, y que más que amor denotan un deseo enfermizo de control.

En un término formal se ha definido el acto de celar como una respuesta ante una sensación de amenaza, originada por la posibilidad de que el ser amado pudiera desarrollar afecto por alguien más. Estas sensaciones son inherentes sobre todo a las relaciones de pareja, pero también pueden observarse en vínculos familiares y amistosos.

Todos hemos llegado a sentir celos en algún momento de nuestra vida, y aunque fueran propiciados por causas de validez, lo cierto es que no se debe propiciar un estado de celo constante, porque esto constituye un elemento de desgaste que puede estropear el desarrollo de una sana interacción.

¿Por qué surgen los celos?

Cuando en forma consciente, o inconsciente, detectamos que una persona por la que hemos desarrollado afecto especial demuestra un interés especial por alguien más, puede despertar una sensación de amenaza. El ser humano es un ente territorial que reacciona ante acciones intrusivas ante lo que considera su espacio; tanto más agresiva puede resultar su reacción si lo que está en juego es una persona sobre la que ha puesto su afecto.

Los sentimientos de amor son hermosos, pero pueden despertar la parte más oscura de nuestra alma si no ejercemos control. Aquel dicho que reza “del amor al odio sólo hay un paso” no puede ser más acertado.

Cierto es que los celos son elemento que determina la importancia que tiene una persona para nosotros, por eso el miedo a perder su afecto se manifiesta de esta manera. Sin embargo, pese a que es natural que los sientas, debes recordar que esta es una reacción instintiva, correspondiente a la estructura del subconsciente que actúa sin evaluar las consecuencias, y por lo tanto no debes permitir que estos controlen tus acciones.

¿Debo ignorar lo que siento?

Los celos que están basados en causas de irrespeto, deben ser manifestados de una manera correcta. Esto quiere decir que debes buscar las maneras de hacer extensiva tu opinión respecto a estas acciones a la persona que las está ejecutando, sin embargo, debes buscar que el mensaje llegue a tu interlocutor, y créeme que si estás llorando y gritando tu mensaje perderá fuerza. Lejos de eso, el resultado será contrario a lo que deseas, la persona se concentrará en la agresión que estás perpetuando y no entenderá tus razones.

Es muy importante que manifiestes lo que sientes, y para ello debes presentar tus sentimientos en forma coherente, evitando usar términos hirientes. Es relevante que le des la oportunidad a la persona de comprender lo que te sucede; después de ahí, si la persona sigue haciéndote daño deberás alejarte.

Celos en la pareja

Usualmente el principal objeto de las reacciones celosas es nuestra pareja ¿y cómo no? Si entregamos nuestro corazón a alguien, nos vemos en una situación de vulnerabilidad, y el sólo hecho de pensar que podríamos salir dañados nos lleva a reaccionar en forma irracional.

Los los celos y la desconfianza en la pareja son nocivos, y contrario a lo que se pueda pensar no promueven vínculos de amor. Si estás pasando por una situación que despierta celos debes buscarle darle solución, ya que se prolonga la situación tanto tu pareja como tu sufrirán un desgaste que en casos crónicos puede derivar en separación o en el establecimiento de relaciones enfermizas.

¿Qué debo hacer si las actitudes de mi pareja hacia otra persona me hacen daño? ¿ como superar los celos y la desconfianza? Házselo saber en forma amable, expresa tu punto de vista en forma coherente y dale la oportunidad de reflexionar al respecto. Si ya lo has hecho, y continúa el problema, entonces debes tomar decisiones que te protejan de sufrir daños.

¿Y si los celos de mi pareja son excesivos?

Si amas a tu pareja, pero te cela “hasta del aire que respiras” debes hacerle ver que sus acciones de control te hacen sentir mal, y en caso de no obtener resultados, deberías proponerle acudir a una terapia para fortalecer su confianza en la relación.

Celos en la familia

La familia ofrece un vínculo de seguridad al ser humano, de hecho, esta estructura afectiva ofrece un piso estable donde se desarrolla en primera instancia el ser humano. Es común que creemos un vínculo afectivo fuerte con un miembro en especial del núcleo, bien sea la madre, el padre o hermanos; se ha observado que, en estos casos, cuando una nueva persona ingresa al núcleo, puede generalizarse una reacción de celos.

Al igual que en el caso de los celos de pareja, en el caso del ámbito familiar también se debe ejercer control, puesto que esto puede llegar a quebrantar los vínculos de unión, trayendo nefastas consecuencias.

Celos entre amigos

Aunque no exista un interés romántico en la relación de amistad, si has desarrollado un vínculo fuerte con una amistad, es posible que en determinadas circunstancias puedas detectar cierta reacción de los celos de amistad. Si existe una relación de confianza con tu amigo déjale saber lo que te está sucediendo, de esta manera sabrá cómo lidiar con ello.

Razones para superar los celos

¿Y si no quiero dejar de lado mis celos? ¿ cómo superar los celos después de una infidelidad ? 

Es común que las personas hagan de los celos una especie de bandera, aferrándose a ellos como medio de relación con terceras personas. Si te has acostumbrado a actuar bajo sus efectos, es probable que te niegues a tomar acciones que te permitan salir del hoyo. Para ayudarte a comprender por qué los celos son tan nocivos, te traemos la siguiente lista de razones:

  • Afectan tu salud mental, creando pensamientos obsesivos y de tono dañino.
  • Impiden tu desarrollo en un medio social, los celos controlan tus acciones y no te permiten concentrarte en otros entornos y actividades. Nublarán tu mente, y sólo vivirás a través de ellos.
  • Son una señal de desconfianza, si estás en una relación de pareja, el presentar celos puede quebrantar el círculo de confianza que hayan desarrollado, y a la larga convertirse en un motivo de distanciamiento.
  • Dañan tus relaciones, al ejercer control excesivo sobre la otra persona la relación puede quebrantarse.
  • Afectan tu salud física, ya que, al alterar tu estado mental, terminan por afectar ciertos procesos de tu organismo, despertando enfermedades de tipo nervioso.

cómo superar los celos

Cómo superar los celos

Si ya has admitido tus celos (lo cual no es nada sencillo) es momento que hagas algo al respecto, por tu bien, y por el bienestar de las relaciones que estás formando. Aunque estos sean reacciones naturales, no se deben dejar avanzar, porque terminarán por construir una barrera entre tu y la persona que es objeto de tu afecto.

Con el propósito de ayudarte a salir del pantano sentimental que supone una reacción celosa te proponemos los siguientes consejos:

1. Sé sincero

¿Estás celoso? Lo más probable es que tiendas a negarlo, ¡y cómo no! Si el estar celoso ha sido objeto de burlas en la mayoría de los entornos sociales. Sin embargo, no hay nada de lo que avergonzarse, es una reacción natural, y si la estás viviendo debes admitir, ya que se ha demostrado que la negación es una pésima decisión en estos casos, jamás vas a salir del problema si no permites que fluya a la superficie.

Si no te haces consciente de la raíz de tu malestar, los celos dominarán tus acciones y arruinarán tu relación afectiva, ya que te impulsarán a desarrollar acciones basadas en la venganza, odio y tristeza. ¡Admitir lo que estás sintiendo es el primer paso para darle solución!

2. Analiza el problema

¿Por qué estoy celoso? Debes preguntarte si lo que sientes tiene razón de ser, o si estás exagerando. Si determinas indicios que te parecen imposibles de digerir, toma nota de ellos, más adelante podrás hablarlo con la persona.

Cuando analizas lo que estás viviendo te permites a ti mismo racionalizar tus sensaciones instintivas, pudiendo definir si estás siendo justo o si estás actuando en forma arbitraria.

3. Habla de lo que sientes

Una vez has definido aquellas cosas que te parecen hirientes de la actitud de la persona, debes hacérselo saber. Aunque no lo creas, en muchos casos el individuo procede en forma inconsciente y no se da por enterado de tu enojo hasta que se lo haces saber. Usa términos adecuados, habla de hechos y evita el uso de calificativos hirientes.

También pon en palabras la sensación que despierta en ti esas acciones, esto le permitirá ver cómo te está afectando, y si en verdad te aprecia, dará apertura para una negociación.

4. Escucha

Si ya expusiste tu punto de vista y mostraste tus sentimientos al respecto, permite a la otra persona expresarse al respecto. Escucha sus razones, y evalúa su determinación a establecer acuerdos. De la respuesta de tu interlocutor dependerá las decisiones que tomarás en el futuro.

5. Calma tu mente

La ansiedad es uno de los efectos indeseables que se despiertan gracias a los celos, tu mente empezará a divagar en torno al evento que despertó en ti los celos, y es muy probable que añada imágenes mentales dolorosas producto de inferencias, y que por lo tanto no están basadas en la realidad.

Aunque te sientas tentado a fantasear al respecto, motivado por un deseo de obtener información, te recomendamos que bloquees estos pensamientos porque lejos de ofrecerte soluciones sólo extienden una sensación de malestar en tu organismo, que pueden ser somatizadas. En los casos crónicos de las situaciones de celos, podemos observar que la persona desarrolle desórdenes alimenticios, depresión y alteración en los patrones del sueño.

No dejes que tu mente obre en tu contra, conviértela en tu aliada, si estás calmado podrás tomar decisiones acertadas, en caso de que así se requiera.

6. Fortalece tu auto-concepto

En especial en los casos de las relaciones de pareja, podemos observar que los celos despiertan viejos complejos de inseguridad. Y si habías justificado tu inseguridad en las acciones del otro, déjame decirte que no, los celos no son la causa de tu inseguridad. Es tu personalidad la responsable de ello, o, mejor dicho, el concepto que manejas de ti.

Si eres una persona con un autoconcepto fuerte, aunque puedas sentir celos, no permitirás que la situación se apodere de ti, tendrás una visión más certera de la situación y tomarás decisiones concluyentes que le den solución al problema.

7. Toma decisiones

Si la situación es hiriente, y determinas que te está afectando profundamente, ha llegado el momento de tomar una decisión. Si ya conversaste con la persona y persiste su actitud, entonces debes actuar pensando en tu bienestar. Aunque ames a esa persona, ese amor no debe poner en riesgo tu salud mental y física.

Los efectos de una circunstancia son una decisión personal, no olvides que sólo tu tienes el poder de determinar el rumbo que tomará tu vida. Si una situación te afecta, toma decisiones que te alejen del daño. Si la persona que amas ha decidido tomar un rumbo que limita tu presencia en su vida, no te expongas a situaciones que te maltraten, toma tu propio rumbo, quizás te sorprendas, y al darle su espacio a las cosas permitas a la otra parte reflexionar sobre el efecto de sus actos.

8. No será el fin del mundo

Aunque hayas desarrollado un vínculo poderoso hacia la otra persona, si sucede la peor de las circunstancias y te ves obligado a cerrar el ciclo con esa persona, debes tener presente que el mundo seguirá girando, y que vendrán nuevas experiencias.

Esta actitud de resignación y apertura a cosas nuevas debes considerarla sólo en el caso de que determines que ya no hay nada que hacer. En primera instancia debes procurar solventar la situación con la persona, propiciando una actitud abierta, mostrando tus sentimientos con sinceridad y con la mejor disposición de escuchar el punto de vista de la otra parte.

9. Controla tus reacciones

Los celos son una fuerza poderosa que pueden nublar nuestra capacidad de análisis, empujándonos a actuar con las vísceras. Aunque en el momento podamos sentir que estamos haciendo lo correcto al ejercer acciones destructivas, ya que la vocecilla de los celos te dirá “¡total! Si te hacen daño tú debes dañar”. Aunque puedas justificarte, el actuar bajo el lema “ojo por ojo” terminará por dejarte tuerto, ya que tarde o temprano las acciones que ejercen terminan volcándose hacia ti.

No actúes bajo los efectos del enojo, cálmate y toma decisiones acertadas.

Consecuencias de los celos

La única persona capaz de ejercer un daño real en tu bienestar personal eres tú mismo, ya que, aunque las acciones que despiertan celos en ti sean justificadas, el eco que estas hacen en tu interior lo determinas tu mismo. Nunca lo olvides, sólo puede dañarte aquello que tú permites que te haga daño.

Cuando una situación de celos se descontrola y se apodera de la mente del individuo puede reportar las siguientes consecuencias:

1. Establecimiento de relaciones dañinas

El deseo de control excesivo impuesto por los celos puede impulsar el desarrollo de relaciones abusivas, en las que ambas partes sufren las consecuencias. Son relaciones que se establecen desde acciones negativas, el amor se transforma en odio y aunque se hagan daño mutuo las partes no son capaces de abandonar el modelo porque la sensación de control e inseguridad le impiden hacerlo.

2. Abuso físico

Los celos despiertan la parte más oscura de la esencia del ser humano, y como las acciones que los despiertan nos causan daños, podemos llegar a sentir la necesidad de infligir daños en el otro, optado por hacer uso de la fuerza física.

3. Ansiedad

Son eventos que atentan contra la estabilidad de la persona, por ello se desarrolla esa sensación de pesar en nuestro pecho, y los pensamientos recurrentes empiezan a atosigar nuestra paz mental.

4. Insomnio

¿Qué puedo hacer para salir de esta situación? ¿Cómo salir de una situación que en el fondo no deseo dejar? Estos pensamientos pueden mantenerte despierto en las noches, alterando tu bienestar físico y mental. Si se alteran tus patrones de sueño, tu estabilidad emocional también lo hará, y por lo tanto tu rendimiento en las actividades cotidianas mermará.

5. Desórdenes alimenticios

El desarrollo de situaciones de inseguridad puede llegar al extremo mediante la somatización en desórdenes alimenticios como bulimia y anorexia. Si has alcanzado este extremo, o conoces a alguien de tu entorno en esta situación, lo recomendable es acudir a un especialista que le permita recuperar el equilibrio.

6. Aislamiento

Si la persona permite que los celos se transformen en una obsesión puede tender a aislarse de su entorno, ya que su mundo se centrará en vigilar las acciones y reacciones de su pareja.

Beneficios de superar los celos

Amar en libertad es la manera más hermosa de expresar este bello sentimiento, y aunque sabemos que existen ciertos límites de respeto, tampoco debemos excedernos en el intento de pretender que la persona no establezca relación con el resto del entorno.

Si encuentras tu seguridad, comprenderás que el amor puede desarrollarse en un nivel más elevado, y ya no sentirás amenaza por nimiedades. Tienes que entender que, si eres una persona importante en la vida del otro, siempre ocuparás un espacio especial, el cual será respetado.

Aunque es común que sintamos miedo a perder nuestro lugar, debo decirte que si eliges vivir bajo el miedo de ser suplantado, eternamente serás infeliz, los celos no te protegen del abandono te lo puedo asegurar. Si la persona que tienes al lado te sustituye por alguien más, vive tu dolor, supéralo, luego sigue tu camino y vive agradecido porque te liberaste de un papel que no te correspondía, más adelante desarrollarás una relación con alguien que no considere que suplantarte sea una opción.

Liberar la mente de obsesiones y tormentos, es una elección de felicidad. No te tortures, incluso si sientes que esa persona es el centro del universo.

Superar los celos e inseguridad y dejarlos de lado es una elección de amor hacia ti mismo y libertad.