Saltar al contenido

Cómo superar el bloqueo emocional

El ritmo de vida actual, las complicaciones y el estrés que genera la vida moderna son generadores, así como la propia carga emocional que impone, las disfuncionalidades familiares y las propias experiencias individuales de cada uno, entre otras muchas cosas, como la carga hereditaria, son causantes  de muchos trastornos psiquiátricos, no solo por las presiones que imponen, sobre nuestra propia carga emocional, sino porque en la velocidad en la que transcurre la vida en esas condiciones muchas veces vamos echando de lado inquietudes, ansiedades, temores, en fin malestares  a nivel de nuestros sentimientos y emociones, descuidando las alertas de nuestro cuerpo y de nuestra mente; cuestión esta que en un estilo de vida más sencillo, donde la gente tiene mayor oportunidad de estar en contacto consigo mismo y con su entorno natural, su entorno  familiar y social se hacen más llevaderas y simples de observar y manejar; pero en los grandes centros urbanos, donde la gente y el trabajo  se vuelve el centro y eje de su vida; el producir dinero para gastar más y poder  llenarnos de  muchas cosas que la final nos generan grandes vacíos y nos dejan enfrascados en necesidades que nos hemos creado y  sin un claro sentido de hacia dónde va nuestra vida.

Por otro lado también la estructura familiar, social y relacional se ve afectada por toda la vorágine que nos envuelve y nos arrastra hasta un punto en el que, cuando nos percatamos y queremos poner remedio estamos inmersos en un mar de situaciones complicadas, hasta niveles tan elevados, que nos cuesta hasta identificar con claridad lo que nos sucede y sentimos que las situaciones nos superan y no le vemos salida, y entramos en  una desesperación y angustia latente, que por poco o casi nada hace crisis.

En ese momento, antes quizá, necesitamos ayuda, necesitamos entender lo que nos ocurre y lo que nos ha traído hasta este punto en el que nos encontramos y del que sentimos que solos no podremos salir.

¿Qué es un bloqueo emocional?

¿Te cuesta pensar con claridad? Estas hablando o escuchando, y de repente ¿te quedas en blanco, sin saber qué decir, ni que cara poner? ¿Te sientes estancado y no entiendes por qué? ¿Lloras sin motivo aparente con frecuencia? Si te has sentido identificado con estos síntomas y otros parecidos es muy probable que estés sufriendo de un bloqueo mental.

Un bloqueo mental, es básicamente una resistencia, que genera tu mente como respuesta a la negación prolongada de algún pensamiento, emoción o sentimiento. Dicho de otra manera, con otras palabras, un bloqueo mental es una sensación particularmente incómoda, producida por un estado mental en el que no logras coordinar las ideas ni las acciones o te sientes atrapado sin atinar a emitir respuesta.

El bloqueo mental es un síntoma frecuente de estados de ansiedad prolongados, que no han sido debidamente reconocidos y manejados y puede ocurrir en cualquier contexto, ya sea en el trabajo, en medio del tráfico, en una discusión en una prueba o examen o incluso en el marco de una relación de pareja. Generalmente el detonante puede no estar en consonancia con la dimensión de la respuesta.

El bloqueo mental, se puede manifestar de diferentes maneras y aparecer en distintos contextos situacionales y a través de diferentes manifestaciones, pero el síntoma más característico es la sensación de no poder pensar con claridad.

En el momento en el que estamos sufriendo de un bloqueo mental nuestra capacidad para organizar nuestros pensamientos se encuentra seriamente afectada y no logramos atinar a ser eficientes al momento de resolver situaciones, por más sencillas que están puedan ser.

Con frecuencia el bloqueo viene acompañado además de cierta sensación de inmovilidad, ya que por mucho que nos esforcemos y tratemos de poner de nuestra parte, la sensación de atascamiento persiste y no damos al traste ni logramos avanzar.

El Bloqueo emocional puede aparecer en casos específicos, asociado a situaciones puntuales, como aquellas que generan gran estrés, o en los que estamos muy cansados o sometidos por largos periodos de tiempo  a una serie de fuertes emociones; pero también puede aparecer luego de haber sufrido un trauma.

En este caso el bloqueo mental suele venir acompañado de un bloqueo emocional y se convierte en un obstáculo aún mayor, que nos genera una sensación aún mayor de atascamiento e inacción  haciendo que surjan emociones negativas como el miedo, la tristeza, el enojo e incluso la culpa.

El problema es que cuando estamos mentalmente bloqueados, menor es nuestra capacidad de conectarnos con nuestro pensamiento racional, que es donde reside nuestra voluntad y menor será nuestra capacidad de sentir y de pensar con libertad, para  actuar a nuestro favor y detener el proceso, es decir, aquello de lo que necesitamos echar mano, es lo que está comprometido, y el verdadero problema es que si no logramos salir con rapidez de esa situación, corremos el riesgo de caer en un círculo vicioso muy dañino.

¿Cómo podemos reconocer un bloqueo mental?

Los episodios en los que se presenta un bloqueo mental varían de una persona a otra, y generalmente va a depender de las causas que le dieron origen al problema,  junto a las características de la personalidad de quien lo sufre, así como el contexto situacional en el que se desencadena el episodio.

Sin embargo existen algunos síntomas inequívocos que nos indican, que una persona está siendo víctima de un bloqueo mental. Algunos de los síntomas más comunes son:

  • A nivel psicológico: la persona experimenta una pérdida de energía, que le imposibilita  y limita incluso el movimiento; agotamiento mental y muscular, la sensación es no puedo, ni entiendo como poder; tensión interna, emociones encontradas que pugnan por querer dar salida a lo que ocurre sin atinar nada eficiente. 
  • Insatisfacción inexplicable, no sabes bien que sientes ni por qué lo sientes, sufrimiento, pérdida del sentido e imposibilidad de ejecutar ni coordinar ninguna acción por simple que esta sea.
  • A nivel físico: Dolor de cabeza, náuseas, problemas de la piel,  trastornos gastrointestinales y una vida sexual insatisfactoria. Por lo general, el bloqueo mental, hace su aparición  en las situaciones más inoportunas, y apremiantes como por ejemplo: cuando debes presentar un examen y la mente no responde, te quedas en blanco, cuando acudes a una importante reunión de trabajo pero no logras concéntrate ni atinas lo que estás haciendo.

Con mucha frecuencia, el bloqueo mental surge como consecuencia de la fobia social o agorafobia, que es un trastorno psiquiátrico, en el que las personas sienten temor desmedido ante las situaciones de interacción social, por lo que la persona tiene dificultad extrema para hablar en público y esta situación la paraliza y le genera gran angustia, entre otras muchas cosas.

¿Por qué surge un bloqueo emocional?

Las causas de los trastornos emocionales son tan variadas y diversas, como variadas y diversas son las personas que los padecen, así como las circunstancias y experiencias que condicionan su aparición. Pero, en líneas generales los podemos agrupar en los siguientes tipos de bloqueos emocionales:

1. Por trastornos psiquiátricos

Muchos de los trastornos psiquiátricos tienen dentro de sus manifestaciones el bloqueo emocional. Es así que la depresión, la ansiedad, el trastorno del pánico, las fobias, los traumas pueden generar un bloqueo mental o emocional más o menos intenso, ya que en estas situaciones las emociones toman el mando y nos inhiben de pensar con claridad.

2. Por la falta de conexión con nuestras emociones

La expresión de nuestros sentimientos es un proceso necesario y saludable que nos ayuda a  drenar aquellas cosas que nos hacen daño.es un hábito sano, no sólo expresar, sino aprender a identificar y aceptar nuestras emociones como expresión genuina de lo que somos y sentimos.

Sin embargo, la costumbre aprendida o inducida de reprimir nuestras emociones y no brindarles la plena aceptación y por ende el manejo adecuado y afectivo, terminan en la mayoría de los casos generando grandes desequilibrios y trastornos, y  cuando no cobrándose al afectar la salud de nuestro órganos vitales cuando no las aceptamos y les permitimos salir. Este es uno de los casos o causas más frecuentes que ocasiona el bloqueo mental y que con el conocimiento necesario y una educación preventiva podría ser evitada fácilmente.

3. Por traumas emocionales no resueltos

Todo aquello que nos ocurre  se queda almacenado en nuestra memoria, aunque no siempre, tengamos consciencia de ello, ni podamos tener acceso a esa información, sin embargo en ciertos momentos y circunstancias bien definidas nos asaltan temores, que racionalmente nos parecen infundados,  pero están ahí, y cada cierto tiempo aparecen.

Cuando las situaciones han sido especialmente dolorosas desde el punto de vista emocional y no les hemos dado el espacio, ni el tiempo, ni la atención y mucho menos el tratamiento adecuado, cosas simples, sencillas cotidianas nos pueden predisponer y hacer que el trauma se reactive y producirnos un bloqueo mental.

4. Por experiencias o creencias vividas o aprendidas en la infancia  

La infancia, por ser una edad,   en la que se forman nuestros patrones de comportamiento y en la que somos como esponjas capaces de absorber cualquier experiencia e instalarla  en nuestra mente asumiéndola como verdad, pues no conocemos otra y en la que se le da forma y dimensión a nuestro sistema de creencias, es la etapa de la vida,  en la que por ser vulnerables e indefensos, estamos mucho más sensibles para ser marcados por las experiencias negativas, suelen hacer una huella profunda e impactarnos  con mucho más fuerza que en otro momento de la vida.

Muchas de las causas de los bloqueos están ubicadas cronológicamente en la infancia. Situaciones de desmoralización, desprecio, maltrato o humillación, son negativas en cualquier momento, pero en la infancia mucho más. Nos marca la forma como nos hablan y nos condiciona hasta el punto de llegar a inhabilitarnos emocionalmente.

5. Por sentimiento de culpa

La culpabilidad es una de las sensaciones más dañinas que existen, ya que nos mantiene atados a una situación que nos genera constante rechazo por nosotros mismo y por la forma negativa en la que actuamos y sobre todo por el daño que ocasionamos a otros y que nos duele y genera culpa.

Muchos de los bloqueos emocionales surgen por la falta de perdón para nosotros mismos, ya que la culpa nos lleva a autocastigarnos ante la imposibilidad de resarcir tal acción negativa cometida en el pasado.

cómo superar el bloqueo emocional

6. Por rigidez de su auto concepto

Cuando la persona tiene una imagen demasiado idealizada de sí mismo o un sistema de valores demasiado regidos, surge una tendencia hacia el perfeccionismo, esto le puede ocasionar bloqueos mentales pues al ser demasiado exigente consigo mismo sufre al ver su naturaleza humana falible e imperfecta.

Detrás de las personas con estas creencias falsas hay un profundo y complejo miedo al fracaso que puede llegar a ser paralizante y lejos de motivar a actuar lo inhabilita.

7. Por situaciones que nos llenan de tensión

En muchas ocasiones los bloqueos no están relacionados con situaciones ligadas al mundo interior de los afectados, sino al estar inmersos en múltiples y prolongadas situaciones de estrés y tensión que nos generan profundos estados de ansiedad y angustia que desencadenan  en bloqueos. Al no ser capaces de manejar tanta tensión, el bloqueo surge como una vía de escape o evasión de una mente saturada y desbordada que como respuesta se desconecta.

Pero, cómo superar el bloqueo emocional y mental

Para enseñarte a cómo superar el bloqueo emocional y a como superar un bloqueo mental, vamos a sugerirte en este caso echar mano de una estrategia, que ha resultado muy eficiente en estos casos y proviene de las técnicas de Programación Neurolingüística (PNL) y que a continuación ponemos a tu disposición el objetivo es, que ante la situación que te bloquea intentes generar un nuevo comportamiento.

Estas estrategias son tan breves que parece mágicas A continuación te detallo en forma sencilla y paso a paso lo que tienes que hacer para liberar bloqueos emocionales y aprendas de una buena vez a cómo superar el bloqueo emocional.

  1. Identifica la situación ante la que te bloqueas. Este es el primer paso para quitar bloqueos emocionales, identifica un estado limitador o de bloqueo. Imagínate situado ante una pantalla de cine en la que puedes observarte durante la situación de bloqueo.
  2. Piensa en una persona que consigue afrontar muy bien el tipo de situación ante la que tú te bloqueas. Dentro del tu grupo de amigos y familiares, ubica una persona que sea capaz de manejar la situación en la que tú te bloqueas, con éxito
  3. Mira esa persona durante la situación que a ti te bloquea. Observa en detalle lo que dice, lo que hace. Fíjate muy bien en cada detalle, todo es importante
  4. Escoge el comportamiento que te parezca más adecuado para salir del bloqueo mental.
  5. Mírate y escúchate a ti mismo teniendo ese comportamiento en ese contexto.
  6. Verificación. Observa cómo te sientes ante el nuevo comportamiento. ¿Sientes que está bien así?
  7. Ahora sitúate de nuevo ante la pantalla de cine,  y obsérvate a ti mismo ante la situación asumiendo ahora el nuevo comportamiento. y Mírate y  escúchate e identifica ¿cómo te sientes al respecto?
  8. Verifica nuevamente que te sientes satisfecho con la nueva  forma en que lo haces.
  9. Pregúntate ¿la próxima vez que te toque vivir una situación similar que comportamiento asumirás? Si tu respuesta es el nuevo comportamiento, estás listo,  sino repite el ejercicio hasta que sientas que tu controlas la situación y no a la inversa y así asegúrate haber superado el bloqueo