Saltar al contenido

Cómo superar la ansiedad

Estabas sentado llevando una charla casual con un grupo de amigos, y de repente uno de ellos toca el tema de la declaración impuestos, o te interrogan sobre cuando piensas tener una pareja formal.

En ese punto, ya dejas de participar conscientemente de la charla, escuchas parloteos lejanos, y de vez en cuando sientes o emites un comentario neutro para dar la impresión de que sigues formando parte de la conversación; sin embargo, no estás ahí con tus amigos, tu mente ha viajado a muchos lugares distantes de aquel café donde se lleva a cabo la reunión.

Tu mente empieza a trabajar en forma acelerada, tu corazón palpita con fuerza y empiezas a sudar ¿Qué sucede? Por qué no puedes dejar de pensar en el orden del papeleo que se encuentra en tu escritorio (¿Habrás olvidado algún detalle?), y a su vez, piensas en tu último fracaso amorosos (¿Será que nunca me voy a casar?).

La ansiedad es una sensación que te invade respecto a ciertos eventos o circunstancias. Ha estado frecuentemente asociada a la incertidumbre y al miedo a enfrentar ciertos temas. Al generar sensación de angustia ha sido calificada como “desagradable” e “indeseable” por quien la experimenta.

Aunque en el momento en que te encuentras bajo sus efectos puedes tener la impresión de que la sensación te domina, cierto es que en el interior de cada persona se encuentra la fuerza para superar los ataques de ansiedad, ¡continúa leyendo, en este artículo te lo explicamos todo!

¿Qué es la ansiedad generalizada?

Muchas personas tienden a confundirla con el miedo, y aunque en forma parcial el miedo forma parte del concepto de ansiedad, decir que la ansiedad es miedo es una equivocación.

Cuando estamos ansiosos sentimos miedo, por lo tanto el miedo es un efecto secundario de la ansiedad; pero esta sensación produce alteraciones en diversos ámbitos, activa nuestro sistema nervioso central, poniendo a operar continuamente nuestro cerebro en la producción de pensamientos recurrentes y de carácter obsesivo; también altera nuestra homeóstasis, ya que puede influir en la presión arterial del individuo, poniendo en riesgo su salud; también afecta los patrones de sueño, alterando el desarrollo de las actividades.

En síntesis, podemos concluir que la ansiedad es una respuesta de tipo involuntario que responde una reacción a estímulos que generan preocupación o conflicto en la persona.

Síntomas de la ansiedad social

Tal vez te preguntes cómo identificar si en efecto has sido objeto de un ataque de ansiedad, cómo saber si no se trata de un simple miedo. Para ello te enumeraremos una serie de síntomas que podrías experimentar en medio de un ataque de ansiedad:

  • Sensación de que falta el aire.
  • Pensamientos recurrentes.
  • Malestar en el estómago.
  • Palpitaciones descontroladas.
  • Miedo profundo.
  • Nerviosismo, acompañado de agitación.
  • Sensación de peligro (estado de alerta).

Como producto de todos estos síntomas, el individuo ve afectadas sus actividades cotidianas, las cuales no puede desarrollar con normalidad porque la sensación de miedo y nerviosismo, limitan sus acciones. Es común que las personas que desarrollan trastornos de ansiedad tiendan al aislamiento, ya que se mantienen bajo alerta constante.

Ya que la causa de este trastorno es de tipo mental, la mayoría de las terapias desarrolladas para superar los estados de ansiedad consisten en propiciar que el individuo desarrolle un mecanismo de defensa que cierre las puertas de su mente a los pensamientos intrusos que despiertan sensaciones de alerta en el organismo.

Cómo superar la ansiedad sin medicamentos

Los científicos coinciden que el origen de la ansiedad no está asociado al atrofio de una función del organismo, por lo que ha sido objeto de discusión si en efecto puede calificársele como una enfermedad. Usualmente, a la hora de referirnos a la ansiedad se estila el término “trastorno”.

La ansiedad se ha establecido como un estado mental que genera alteraciones en todo el organismo. En las concepciones tradicionalistas de la ciencia era inaceptable que una enfermedad o trastorno no pudiera ser explicada en términos de causas físicas, sin embargo, las nuevas tendencias defienden el poder de la mente sobre el equilibrio del organismo. Se ha demostrado que la parte emocional puede influir directamente sobre el bienestar de las personas.

A fin de ayudarte a desarrollar una vida plena, te explicamos que técnicas puedes aplicar para mantener a raya la ansiedad como superar la ansiedad y el miedo paso a paso:

  • Vacía tu mente

La próxima vez que sientas que el aire escapa de tus pulmones y una sensación de terror te invada, detente, toma la decisión de no dejarte llevar por el curso que han tomado tus pensamientos. Si las situaciones que despiertan ese “parloteo mental” son de difícil solución, o de momento no puedes hacer nada para cambiarlas, elige dejar de poner tus pensamientos en ellas, porque estás desgastándote, y lo peor, es que no encontrarás una solución efectiva producto de un estado de ansiedad.

Si de momento te encuentras atado por las circunstancias, acéptalas como parte de tu vida, y no dejes que pensamientos molestos te impidan disfrutar tu presente.

Una recomendación para lograr vaciar tu mente en medio de una situación de caos consiste en poner tu atención en otra cosa, puedes centrarte en el sabor del café que estás tomando, o puedes dejarte llevar por el sonido de la música, lo importante es lograr que la mente se desconecte.

  • Enfrenta tus miedos

Si has determinado las causas de tu ansiedad, y estas situaciones te causan terror por la incertidumbre que generan, pregúntate ¿Qué es lo peor que podría pasar debido a ellas?, y finalmente cuestiónate ¿Es tan malo?

Todo tiene una solución, y en el momento que te plantees nuevos escenarios entenderás que al fin y al cabo superarás cualquier situación que se te enfrente, incluso si se cumple el peor de los escenarios, en determinado momento quedará atrás.

Si te conectas con el proceso de la vida, y entiendes que los eventos por terribles que parezcan tienen solución, superarás tu tendencia a caer en estados de ansiedad.

  • Vive el presente

Si pones tu mente en eventos que aún no han ocurrido, incluso si tu intención es la de darle solución, sólo estarás perdiendo el tiempo. Si en el momento presente no puedes ejecutar acciones para dar solución a determinada circunstancia, mucho menos encontrarás una respuesta desarrollando pensamientos que te llenen de ansiedad.

Cuando vives desde la perspectiva de la ansiedad, te pierdes la oportunidad de disfrutar el presente. Por eso al detectar el inicio de este estado mental, mantente firme en el momento que estás viviendo, elige disfrutar las circunstancias actuales, y cuando llegue la oportunidad de dar solución a tus problemas, actúa sin pensarlo dos veces.

  • Acepta tus circunstancias

¿Cuántas cosas quisieras cambiar en tu vida? De seguro podrías iniciar una larga charla al respecto, y de inmediato te embargaría esa terrible sensación paralizante. Por eso, detente un momento, y ahora cuestiónate ¿Cuántas de esas cosas puedes cambiar? Escríbelo en una lista, eso puede ayudarte a liberar un poco tu mente.

Aquello que desees, y puedas cambiar ¡Hazlo! Lo que no puedas cambiar acéptalo de momento como parte de tu vida, de esta manera dejarás de lado esa sensación de “nadar contra la corriente”. Si evalúas en general el panorama de las circunstancias que te rodean puedes amoldarlas a ti, e incluso puedes dar un nuevo enfoque a aquello que no deseabas desechar y no pudiste hacerlo.

  • Elige el lado bueno de la vida

Existen dos tipos de personas: las que ven el vaso medio lleno, y las que lo ven medio vacío. En la vida siempre hay dos enfoques bajo los que se puede vivir, uno optimista, y el pesimista.

Siendo optimista buscarás siempre la ventaja en las cosas que te suceden, aceptaras más fácilmente las circunstancias que debes vivir, y siempre te sentirás exitoso. Por otra parte, si te decides por una visión pesimista, los problemas te atraparán con fuerza, ya que encontrarán en ti el terreno abonado para crecer.

Propicia circunstancias ventajosas para ti y el entorno que te rodea, sé feliz, y empápate de pensamientos positivos.

  • Practica alguna actividad física

Aunque te resulte difícil creerlo, el desarrollar una actividad física propicia la salud mental, ya que según afirman los expertos, los deportes promueven la higiene mental.

Cuando practicas un deporte tus pensamientos se desconectan, y se ha determinado en las personas que incluyen actividades físicas en su rutina, la tendencia a desarrollar pensamientos positivos y actitudes positivas

  • Yoga

Las practicas de meditación propuestas por las disciplinas del yoga te permiten acceder a un estado mental elevado. Por medio de los ejercicios de respiración no solo controlas el flujo de tus pensamientos, si no que también oxigenas tu sangre, propicias el desarrollo de la sinapsis en tus neuronas y estableces un estado de bienestar generalizado.

La desconexión de los pensamientos es el objetivo de la meditación en el yoga, por ello te ofrece técnicas certeras para el alcance de un estado elevado libre de ansiedad.

Puedes inscribirte en alguna clase particular, o sencillamente puedes recurrir a buscar información en la web, allí encontrarás libros artículos y rutinas sobre los distintos tipos de meditación. Kundalini yoga se encarga del estudio de técnicas de respiración para nivelar nuestra energía.

  • Duerme bien

El descanso es determinante en la salud mental del individuo, se ha determinado que los trastornos del sueño pueden alterar el comportamiento del individuo, además de que causa fatiga mental.

Una sesión de sueño reparador puede ayudarte a liberar esa sensación de embotamiento, permitiéndote afrontar de mejor manera la ansiedad.

  • Rodéate de buena energía

Si te desarrollas en entornos donde el estrés está a la orden del día, es importante que balancees la carga. La mejor manera que dispones para atraer positividad a tu vida es eligiendo eventos y actividades cargados de buena vibra. Si llegan a tu vida noticias, experiencias y personas de carácter negativo, evita reaccionar a la información que difunden, no la interiorices, da mayor peso a aquella información que atrae el optimismo hacia ti.

cómo superar la ansiedad

La ansiedad y el alcance de metas

Curiosamente la ansiedad aparece como reacción del organismo ante circunstancias que le causan estrés, y sobre las cuales se desea ejercer algún tipo de acción. Lamentablemente, el efecto que genera en el individuo es contrario para el que se concibió su aparición.

Un individuo en estado ansioso no puede desarrollar planes concretos, mucho menos puede concentrarse en generar ideas que lo impulsen al alcance de un objetivo.

Es por ello que podemos decir que, si vives en un estado de ansiedad constante, difícilmente alcanzarás tus objetivos, pese a que muy probablemente gastaras gran parte de tu tiempo experimentando sensaciones de angustia alimentadas por pensamientos recurrentes.

Si deseas ser exitoso, debes luchar por mantener la ansiedad a raya y aprender cómo superar la ansiedad generalizada. Lo ideal para alcanzar tus metas es que mantengas tu mente libre para producir ideas y trazar planes concretos que te impulsen hacia el camino que deseas.

La ansiedad y el sueño

El estado de alerta en el organismo impide al individuo conciliar el sueño, esto con el paso del tiempo generaré un desgaste físico y mental, que alterará el desempeño en actividades cotidianas.

¿Qué puedes hacer si la ansiedad no te deja dormir? Si estás en la cama, y la antigua técnica de contar ovejas no te ha funcionado, por más que lo intentas apenas cierras los ojos tu mente es atacada por pensamientos compulsivos. Lo primero que debes hacer es calmarte, libérate de esa sensación de pánico producida por no lograr conciliar el sueño, y por los pensamientos hostigadores que no te dejan descansar.

Posteriormente respira profundo y trata de enfocar tu atención en otra cosa, si estás al lado de la ventana puedes extasiarte por la luz de la luna, el movimiento de las nubes, o simplemente por el brillo de las estrellas. Desvía tu atención de aquello que no te permite conciliar el sueño y poco a poco te irás dejando envolver por los brazos de Morfeo.